Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Niños que no aprenden a querer' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
GardamViejoJuez.jpg

viernes, 20 de mayo de 2011

Niños que no aprenden a querer


El viejo juez,
de Jane Gardam, es una excelente novela. Su protagonista, Edward Feathers, es una leyenda entre los abogados y magistrados británicos después de toda una vida en Hong Kong, fue apodado «el viejo Filth» a pesar de su reconocida integridad y su cortesía inalterable. El relato comienza cuando vive retirado en una casa de campo en Dorset y su esposa de toda la vida, Betty, ha fallecido ya. La narración va y viene adelante y atrás, para ir señalando los episodios que marcaron afectivamente su vida: primeros años con una niñera malaya, la casa de acogida donde vivió en Inglaterra, estancia en el colegio y en Oxford, relaciones con distintas personas, la forma en que pasó la segunda Guerra Mundial, etc.

Lo característico del argumento es que tanto Filth como su esposa, y muchas personas que forman parte de su círculo de amistades, son «huérfanos del Imperio»: chicos hijos de funcionarios británicos nacidos en Oriente pero que fueron enviados a Inglaterra para ser educados. Y su núcleo lo resume así un personaje: «La mayoría [de los huérfanos del Imperio] jamás aprendió a querer a nadie en toda su vida. Pero nunca se quejaban, pues contaban con una red de seguridad: el Imperio. Fueras donde fueses portabas la Corona, y fueras donde fueses encontrabas a tus iguales. Era un club. Todavía hay miles de personas por ahí fuera que creen que el mundo les pertenece, una idea que tiene algo que ver con el deber cristiano».

La narración es excelente —aunque tal vez podría estar menos fragmentada—, los diálogos son vivos y agudos, las descripciones nunca están forzadas. Por supuesto, no faltan los toques de buen humor británico, como cuando se indica que al Filth anciano no le gusta el servicio dominical de las diez del día de Navidad porque «tenía que aguantar el alboroto de los niños y todo el mundo le estrechaba la mano a todo el mundo y el párroco se llamaba Lucy». Del mismo modo, los secretos del pasado que van desvelándose se presentan con incisividad pero de forma elegante.

Aunque son bastantes los personajes que desfilan por la historia, y algunos como Señor, el tutor de Filth en el colegio, dejan huella con pocas apariciones, Filth ocupa casi por completo el escenario de una forma que recuerda un poco a la del mayordomo Stevens en Los restos del día, la gran novela de Kazuo Ishiguro. La razón por la que sólo él está perfilado, su aislamiento, forma parte de la novela porque así se desarrolló su vida. Lo explica él mismo cuando habla con una chica joven, abogada, que no ha querido ni quiere tener hijos, y le dice por qué Betty y él no los tuvieron: «A los cuatro o cinco años nos entregaron a padres de acogida y no volvimos a ver a nuestros verdaderos progenitores al menos hasta cuatro años después. Los padres de acogida de Betty no la querían, y en cuanto a los míos, los eligieron porque eran baratos, y nadie consultó a mi padre al respecto. Si no has recibido amor en la infancia, nunca sabrás querer a un niño. Se requiere ese conocimiento previo. La ignorancia puede llevarte a infligir dolor. Después de los cuatro años y medio nadie me quiso. Imagina el padre que habría sido con esos antecedentes».

Jane Gardam. El viejo juez (Old Filth, 2004). Barcelona: Salamandra, 2011; 318 pp.; col. Narrativa; trad. de Victoria Malet y Caspar Hodgkinson; ISBN: 978-84-9838-342-3.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo