Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Sumisión a la Ciencia' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta

viernes, 23 de octubre de 2009

Sumisión a la Ciencia


Entre las novelas de ciencia-ficción que tratan sobre prácticas eugenésicas y experimentación con seres humanos, esa nueva clase de racismo que hoy muchos aceptan con toda naturalidad, se pueden mencionar las decimonónicas Frankestein o La isla del doctor Moreau, y otras ya citadas como Flores para Algernon, El Dador, Next, Agua de noria.

A ellas se puede añadir Nunca me abandones, un relato bien construido y bien contado por Kazuo Ishiguro, que se sitúa en la Inglaterra de finales de los noventa, y que he recordado al leer hace poco un comentario. La narradora, de 31 años, rememora su niñez en un internado cuyas particulares características irán mostrándose lentamente: los alumnos son clones cuyas vidas fueron programadas para ser futuros donantes de órganos, no tienen padres y nunca tendrán hijos. Uno de los grandes aciertos del autor es situar la novela en un mundo en el que la ciencia-ficción ya no es ficción: nuestro mundo. Otro, como uno espera siempre de un buen escritor, es que deja solo al lector ante su relato para que piense por sí mismo.

Y, al respecto, viene a cuento citar el experimento Milgram, que básicamente consistió en comprobar cómo una mayoría de personas que se presentaron voluntarias para realizar un experimento educativo, en nombre de intereses científicos no tuvieron escrúpulos en causar dolor a personas que les eran desconocidas. Comentándolo, dice Robert Spaemann: «Esta obediencia no era una obediencia al Estado o a la Iglesia, sino una sumisión a la Ciencia. Se les insistía en que el experimento era muy importante para las futuras generaciones. Con esta razón se dejaron convencer e intimidar. Pienso que tendríamos que llegar a un punto en el que no hagamos ya determinadas cosas, pero no porque las pueda prohibir la Ciencia —la ciencia no prohíbe nada— sino porque no las queremos como hombres. Hemos de tener el valor de reiterar que no queremos disponer de determinadas posibilidades».

Kazuo Ishiguro. Nunca me abandones (Never Let Me Go, 2005). Barcelona: Anagrama, 2005; 351 pp.; trad. de Jesús Zulaika Goicoechea; ISBN: ISBN 10: 84-339-7079-8.
Robert Spaeman. Ética, política y cristianismo (2007). Madrid: Palabra, 2007; 299 pp.; col. Biblioteca Palabra; ed. de José María Barrio, trad. de José María Barrio y Ricardo Barrio; ISBN: 978-84-9480-106-6.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo