Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Emociones perdidas' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta

jueves, 19 de febrero de 2009

Emociones perdidas


Una novela que podemos considerar predecesora de La isla del tesoro, de Stevenson: La isla de Coral, de Robert Michael Ballantyne. Y otra que sin duda es una de sus mejores herederas: Moonflet, de John Meade Falkner.

Sé bien que estas y otras novelas del pasado parecen difíciles para un lector joven. Y no tanto por su lenguaje o su antigüedad, que no son un verdadero obstáculo, sino porque no forman parte de su mundo de intereses y conversaciones ordinarias. Es difícil que alguien joven, si no las ve en las estanterías de su casa ni oye hablar de ellas con entusiasmo en su entorno familiar o escolar o de amigos, sienta curiosidad por ellas; y  es lógico que le suene muy poco apetecible dedicarse a leerlas si alguien las menciona de pasada. Sin embargo, a partir de mi experiencia pienso que, quien no las lee entre los doce y los dieciséis años (por decir la mía), se pierde algo importante, irrecuperable ya. Pues es cierto que si uno las lee pasado el tiempo su impacto no es igual y que hay una satisfacción muy especial en la relectura de un libro que leíste de niño, fascinado por el tirón de la historia y, por supuesto, sin pensar para nada en calidades literarias y cosas así.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo