Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Nota: 'Balance' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta

sábado, 31 de diciembre de 2005

Balance


Imaginemos un artículo donde se hiciera un balance de lo que ha ocurrido en el mundo de los libros infantiles y juveniles este año.

Podría decir que se han publicado en España equis miles de libros, más que algunos países y menos que otros; que las editoriales grandes mantienen su preeminencia y que hay algunas pequeñas que lo hacen muy bien; que algunos títulos han sido un éxito por encima de lo esperado mientras otros no han vendido tanto como se preveía; que algunos autores nos han sorprendido con su nuevo título mientras que otros nos han defraudado; que los premios habituales del sector se han dado a distintos libros y unos son mejores y otros peores; que parece crecer la conciencia de la importancia de que los jóvenes lean y que continúan distintas iniciativas institucionales al respecto (en mi opinión bastante inútiles, e incluso estúpidas, y un despilfarro más)... Bien, no faltaría tampoco la inevitable mención al fenómeno Harry Potter: positivo porque los jóvenes leen más, negativo porque no leen otros libros…

No sé si alguien sacaría en claro algo de una información así, dejando al margen al periodista que cobra su sueldo mensual por llenar su espacio. En mi opinión no hay modo de tener una visión de conjunto completa pues nadie lee todos los libros y nadie puede adivinar qué libros serán históricos y cuáles pasajeros. En mi opinión también, los informes sobre las tendencias del sector y los análisis del mercado dicen más bien poco al ciudadano normal, aparte de que habría mucho que discutir sobre su puntería y sobre lo que pueden indicar al editor.

Por eso, desde hace tiempo pienso que, si de lo que queremos hablar es de libros y si el centro de nuestro interés son los niños (en el caso de la Literatura infantil y juvenil ambas cosas deberían ser obvias pero nadie debería creerse que lo son), lo mejor es olvidarse de los premios y de cualquier clase de montaje mediático, aumentar los contactos personales cercanos con muchos buenos lectores (y con los malos también pero entonces la conversación cambia de sintonía), y luego hablar de los libros que uno conoce bien de primera mano.

Feliz 2006.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo