Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Notas de febrero de 2018 :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
Archivo por temas:
UenoChalecoRatoncito.jpg
lunes, 19 de febrero de 2018

El chaleco de Ratoncito, de Noriko Ueno y Yoshio Nakae, es un álbum japonés de hace décadas, que se ha publicado en España recientemente y cuyo principal personaje protagoniza otras historias. En la página izquierda de la primera doble página vemos al ratoncito con chaleco rojo y, en la derecha las palabras con las que se dirige al lector: «Mi mamá me tejió este chaleco. Me queda perfecto, ¿verdad?». Con la misma estructura, imagen en la izquierda y palabras en la derecha, van apareciendo, sucesivamente, un pato, un mono, una foca, un león, un caballo elefante, que van pidiendo probar el chaleco: «Qué chaleco más bonito, ¿me lo dejas probar? Es un poco justo pero, ¿me queda bien?». El desenlace bromista enseña con amabilidad a ver lo positivo de cualquier contratiempo. El álbum es ejemplar en su sencillez y sirve para señalar cómo, al ser la lectura en Japón de derecha a izquierda, las imágenes y palabras, y la orientación de las figuras, están colocadas al revés de lo que es habitual entre nosotros.

Noriko Ueno. El chaleco de Ratoncito (Nezumi Kun no Chokki, 1974). Texto de Yoshio Nakae. Madrid: Lata de Sal, 2017; 34 pp.; col. Vintage; trad. de Suevia Sobral Santiago; ISBN: 978-84-946650-0-4. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
BrandHeronsPark.jpg
viernes, 16 de febrero de 2018

De las novelas policiacas inglesas de las primeras décadas del siglo XX que ha ido publicando Siruela en los últimos años he comentado aquí ya las de Georgette Heyer, Margery Allingham, Ngaio Marsh y E. C. Bentley. Ahora le toca el turno a La muerte espera en Herons Park, de Christianna Brand, una novela bien construida con un título original que es más significativo que el de la edición en castellano.

Después de la presentación de los personajes, que conviene leer con atención para orientarse luego en los pormenores del caso, se plantea la situación: durante la segunda Guerra Mundial, a un hospital militar en el condado de Kent llevan a un cartero herido durante un bombardeo; a la mañana siguiente fallece, inesperadamente, durante la operación; los sospechosos son los tres médicos y las tres enfermeras o ayudantes que han tenido trato con él, y más todavía cuando otra enfermera que ha visto algo raro y lo dice, también fallece.

El inspector Cockrill, que se hace cargo de la investigación, es lo menos atractivo de la novela desde un punto de vista popular: es un tanto adusto, es perspicaz pero no es nada efectista (es como si se hubiera propuesto hacer su trabajo e ignorar al lector). Pero el desarrollo del caso interesa: el relato va ganando intensidad y tanto para el lector como para los protagonistas las piezas van encajando poco a poco, la ambientación del hospital es excelente y la guerra no es sólo un telón de fondo sino uno de los elementos que serán importantes para entender los crímenes.

Christianna Brand. La muerte espera en Herons Park (Green for Danger, 1944). Madrid: Siruela, 2017; 248 pp.; col. Biblioteca de Clásicos Policiacos; trad. de Raquel García Rojas; ISBN: 978-84-1041-38-0. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
SempeLambert.jpg
jueves, 15 de febrero de 2018

En El señor Lambert, Jean-Jacques Sempé hace un retrato del ambiente de un café parisino de hace décadas. En cada página, prácticamente siempre se ve igual escenario: las mesas del café vistas desde dentro y al fondo la puerta de entrada; hay unas mesas a la izquierda que pueden cambiar de configuración y de ocupantes, y una mesa en la derecha con los mismos cuatro clientes. En esta, que a veces ocupa ella sola la página, es en la que se sienta Lambert, un tipo que habla poco. Hay diálogos abundantes entre los clientes que figuran en globos al modo del cómic, pero algunas veces los globos no tienen texto sino nuevos dibujos con lo que unos dicen o imaginan. Hay una narración, cuyo autor es uno de los pertenecientes a la mesa de Lambert, que, en párrafos que se sitúan al pie de cada dibujo, cuenta lo que ocurre: comienza señalando que Lambert, ese miércoles, no estaba allí y ya era la una y media; poco a poco se van desvelando los motivos que tiene para llegar antes o no venir algunos días, y los comentarios que tal cosa provoca en sus amigos. Además, en las conversaciones de las demás mesas, hay referencias al fútbol, a la vida política y social.

Los dibujos panorámicos de Sempé, excelentes para mostrar el ambiente bullicioso y de gran viveza humana, contrastan con la pobreza o la superficialidad de las relaciones que cabría deducir de los diálogos... Sin embargo, en una entrevista de hace unos diez años, decía Sempé que nunca más volvería a preparar un libro como El señor Lambert porque la gente de ahora dice cosas igual de tontas pero con palabras más grandilocuentes y la narración irónica y bromista de entonces, en la que lo más importante al fin es lo que no se dice y lo que no se ve, tendría que ser fuertemente satírica.

Jean-Jacques Sempé. El señor Lambert (Monsieur Lambert, 1965). Barcelona: Blackie Books, 2017; 60 pp.; trad. de Miguel Azaola; ISBN: 978-84-17059-16-3. [
Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
ZorrillaBeneitezAlimentos.jpg
miércoles, 14 de febrero de 2018

Aventuras y desventuras de los alimentos que cambiaron el mundo, de Flavia Zorrilla y Teresa Benéitez, es un libro informativo dividido en dos grandes partes: los alimentos que se llevaron a América y los que se trajeron de América. A cada uno de los alimentos se le dedican dos dobles páginas: explicación, curiosidades, datos científicos, alguna historia relacionada con él, a veces una cita, puntos acerca de su consumo, alguna receta. Los textos son periodísticos y claros, y las ilustraciones cumplen bien su función de acompañarlos de modo amable y atractivo. Así, del arroz, el título es: «Un cereal con superpoderes»; la historia trata sobre «El arroz Carolina», uno de los más famosos de Estados Unidosa; la cita es de Confucio: «compro arroz para vivir y flores para tener algo por lo qué vivir». O del cacao el título es «Aquellos tiempos en los que el dinero crecía en los árboles» y la anécdota es «El regalo de la Serpiente Emplumada» porque Moctezuma ofreció a Cortés como bienvenida la que él consideraba la bebida de los dioses. Al final hay también una bibliografía para saber más.

Flavia Zorrila. Aventuras y desventuras de los alimentos que cambiaron el mundo (2016). Texto de Teresa Benéitez. Bilbao: A fin de cuentos, 2017; 80 pp.; col. Deguria, Libros para Degustar; 80 pp.; ISBN: 978-8494632006. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
MullerPicapinos.jpg
martes, 13 de febrero de 2018

Para los entusiastas de los pájaros, tres álbumes vistosos y bien construidos de Thomas Müller: Un año con los picapinos, Un año con los gorriones y Un año con las golondrinas. Sé que hay otros dos sobre cigüeñas y búhos pero no los conozco. Los tres tienen igual estructura: comienzan presentando a una pareja y se muestra todo el proceso, desde que tienen los huevos, nacen las crías, las alimentan, aprenden, crecen y se independizan de sus padres. En el caso de las golondrinas también su migración a África cuando llega el otoño y su regreso en primavera a su origen. Hay unas dobles páginas al final con datos sobre los pájaros carpinteros, de los que el picapinos es el más común, o sobre varios tipos de gorriones, y de golondrinas, aviones o vencejos. Las ilustraciones son realistas y detallistas, como fotos tomadas desde distintas distancias y posiciones, que facilitarán a los aficionados principiantes el reconocimiento de cada pájaro.

Thomas Müller. Un año con los picapinos (Ein Jahr mit den Buntspechten, 2017). Salamanca: Lóguez, 2017; pp.; trad. de Juan Manuel Miera; ISBN: 978-84-945653-7-3. [Vista del libro en amazon.es]
Thomas Müller. Un año con los gorriones (Ein Jahr mit den Spatzen, 2013). Salamanca: Lóguez, 2015; 34 pp.; trad. de Juan Manuel Miera; ISBN: 978-84-944295-0-7. [
Vista del libro en amazon.es]
Thomas Müller. Un año con las golondrinas (Ein Jahr mit den Schwalben, 2012). Salamanca: Lóguez, 2015; 34 pp.; trad. de Juan Manuel Miera; ISBN: 978-84-944295-1-4.[
Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
SchefflerDonaldsonGigante2.jpg
lunes, 12 de febrero de 2018

El gigante más elegante, de Axel Scheffler y Julia Donaldson, es un álbum de hace tiempo que se ha publicado hace poco en España. Su protagonista es Maxi, un gigante muy mal vestido que decide comprarse ropa nueva y que sale todo contento de la tienda después de cambiar de aspecto. Pero en el camino encuentra una jirafa que tiene frío en el cuello, una cabra que ha perdido la vela de su barco, una ratona que ha perdido su casa, un zorro que ha perdido su saco de dormir… Y va dándoles algo a cada uno. Como es habitual en los álbumes que firman los autores, todo resulta simpático: los personajes tan distintos, empezando por el bondadoso gigante; la gracia de las figuras y los pequeños detalles humorísticos; el ambiente donde conviven con normalidad seres de todo tipo; la moraleja de generosidad y agradecimiento que se desprende con toda naturalidad del relato.

Axel Scheffler. El gigante más elegante (The Smartest Giant in Town, 2002). Texto de Julia Donaldson. Madrid: Bruño, 2017; 32 pp.; trad. de Roberto Vivero; ISBN: 978-84-696-2143-1. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
RolinMeteorologo.jpg
viernes, 9 de febrero de 2018

Después de una visita en el año 2012 a las islas Solovki, en el Mar Blanco, donde había estado el primer campo del Gulag, el autor francés Olivier Rolin conoció la historia de Alekséi Feodósievich Vangengheim, El meteorólogo, detenido y deportado allí cuando era director del Servicio Hidrometeorológico de la URSS, acusado de falsear las previsiones metereológicas para sabotear la agricultura soviética.

Apoyado en las 168 cartas que escribió desde el campo a su mujer e hija, con adivinanzas y dibujos para la niña, Rolin reconstruye la historia de Vangengheim a la vez que nos cuenta su propia investigación y las reflexiones que se hace mientras conoce los datos y los escribe. La narración tiene sabor: abundan las referencias literarias, se comenta bien la demente política colectivista de Stalin, se pone de manifiesto el vaivén de perseguidores y perseguidos con cierto morbo —«la única y mínima satisfacción que procura el estudio de aquellos tiempos salvajes es la de comprobar que casi siempre los fusiladores acabarán fusilados. No por obra de una justicia popular, internacional o divina, sino por la tiranía a la que sirvieron hasta la abyección; pero, aun así, fusilados, y sienta bien saberlo»—.

Al final, Rolin dirá que ha procurado relatar las cosas, «tan escrupulosamente como he podido, sin novelar, procurando atenerme a lo que sabía», la historia de un hombre «aficionado a las nubes y que hacía dibujos para su hija, atrapado en una historia que fue una orgía de sangre». Señalará que no ha ocultado sus debilidades, cuando las conocía, que no ha «intentado hacer de él un héroe ejemplar. No era ni un genio científico ni un gran poeta, en algunos aspectos era un hombre común, pero era un inocente». Pero, a pesar del patetismo del relato, hay que dudar, o yo al menos dudo, de que sea tan sencillo llamar inocencia a su ceguera: Vangengheim confiesa una inalterable «fe en el Partido» —seguramente también porque leían lo que escribía— a pesar que «no consigo conciliar en mi cabeza el bolchevismo y este absoluto sinsentido».

Olivier Rolin. El meteorólogo (Le météorologue, 2014). Barcelona: Libros del Asteroide, 2017; 208 pp.; trad. de Miguel Aguayo; ISBN: 978-8417007034. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
DickerTigre.jpg
jueves, 8 de febrero de 2018

Según se nos cuenta en la contracubierta, El tigre fue un relato corto que Joël Dicker presentó a un premio cuando era muy joven pero que no ganó porque el jurado se quedó asombrado por su nivel y pensó que podía ser un plagio. La historia empieza en San Petersburgo, en 1903. Allí el Zar está preocupado porque en Siberia un tigre gigantesco está causando estragos y ofrece un premio a quien lo cace: el peso del animal en monedas de oro. El joven cazador Iván Levotvich decide apostarlo todo a ese objetivo pues su gran ambición es hacerse rico: gasta todo su dinero en un buen fusil, un gran caballo y en el viaje. Su búsqueda es frustrante hasta que tiene una idea. Los méritos del relato no están ni en la estructura, que es lineal, ni en el lenguaje, que es económico, ni en la definición de personajes, que son todos ellos simples, sino en que su argumento atrapa, en que la narración lleva al lector a buen ritmo, y en que el autor ha resistido la tentación de ponerle un desenlace distinto al que le ha puesto... No entiendo bien la decisión del jurado que no le dio el premio: nos puede sorprender que un joven trate cuestiones por encima de su nivel o escriba con un lenguaje impropio de su edad y preparación, lo que no es el caso, pero no que tenga una buena idea, que por otro lado es sencilla, y que la desarrolle bien, como así hace Dicker. La edición cuenta con unas ilustraciones a doble página muy sugerentes que añaden sabor al libro.

Joël Dicker. El tigre (Le tigre, 2017). Madrid: Alfaguara, 2017; 60 pp.; ilust. de David de las Heras; trad. de Juan Carlos Durán Romero; ISBN: 978-84-204-3174-1. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
SaltenBambi2.jpg
miércoles, 7 de febrero de 2018

He puesto datos de nuevas ediciones de Charlie y la fábrica de chocolate y, reeditados en el recién terminado 2017, El zar Saltán y otros cuentos rusos, y, sobre todo, Bambi, un libro que llevaba tiempo fuera del mercado español y que ha vuelto con unas excelentes y originales ilustraciones en bordados.

Enviar Imprimir
OberlanderTresManzanos2.jpg
martes, 6 de febrero de 2018

Los tres manzanos, de Gerhard Oberländer, es un álbum de hace más de cincuenta años que se ha publicado hace poco en España. Cuenta dos años de la vida de tres jóvenes manzanos que tienen como vecinos, al principio, a tres espantapájaros. Se suceden las cuatro estaciones de los dos años y el primero hay una cosecha escasa y el segundo una cosecha repleta de manzanas verdes, amarillas y rojas, que llenan tres canastos grandes.Las imágenes son ricas, pues en ellas abundan los insectos y toda clase de animales que rondan los manzanos, pero son también económicas y claras, con un estilo característico de muchos ilustradores de los años cincuenta y sesenta. En bienhumoradas y bien armadas estrofas de cuatro versos de once sílabas, cuartetos o serventesios normalmente, se narran distintos incidentes.

Gerhard Oberländer. Los tres manzanos (Das Märchen von den drei Apfelbäumen, 1958). Niño editor, 2017; 36 pp.; trad. de Rafael Spregelburd; ISBN: 978-956-9569-08-1.

Enviar Imprimir
TallecMiniheroes.jpg
lunes, 5 de febrero de 2018

Hay álbumes de y para los más pequeños que reflejan las observaciones de un adulto que sabe mirarlos con buen humor. Es el caso de La vida de los minihéroes, de Olivier Tallec, donde se suceden escenas en las que un niño pequeño, disfrazado de superhéroe, hace frente a situaciones cotidianas. Así, se nos dice que «un minihéroe tiene tantas cosas que hacer que no se aburre nunca…», y vemos al niño sentado en un sillón con el mando de la tele al lado, y en la página siguiente lo vemos sentado en la misma posición vestido de minihéroe mientras leemos «…(excepto algunas veces, cuando llueve)». O bien: «A un minihéroe le encanta ayudar. De hecho, por eso nos damos cuenta de que es un minihéroe», y lo vemos sosteniendo el extremo de una cuerda para que una niña salte a la comba.

Olivier Tallec. La vida de los minihéroes (La vie des mini-héros, 2016). Valencia: Algar, 2017; 56 pp.; trad. de Teresa Broseta Fandos; ISBN: 978-84-9142-091-0. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
JamesHijosdeH.jpg
viernes, 2 de febrero de 2018

Entre las mejores distopías hay que hacer un hueco a Hijos de hombres, de P. D. James. Se ambienta en Inglaterra, el año 2021, cuando desde hace 25 años los seres humanos son infértiles. Un pequeño grupo de resistentes, que combaten algunas medidas del gobierno, deciden acudir a Theo Faron, antiguo consejero del gobierno y primo de Xan Lyppiatt, actual Guardíán de Inglaterra, para que hable con él. Theo decide hacerlo, aunque no cree en la posibilidad de que haya cambios, porque se siente atraído por la mujer que se lo pide, llamada Julian.

Las cosas se cuentan en tercera persona y algunos capítulos son partes de un diario escrito por Theo. La novela se puede poner como ejemplo, por un lado, de algo típico de las grandes distopías: el amor es lo que lo cambia todo y hace capaz al protagonista de salir de su aislamiento egoísta. Por otro, ejemplifica bien qué pronto lo tecnológico de cualquier relato del género se queda muy atrás, un asunto que, en el caso de P. D. James, no importa mucho: a ella le interesan las cuestiones morales que plantea, tan actuales a la vista del suicidio demográfico de Occidente.

Hay comentarios certeros, como el de que «la historia, que interpreta el pasado para comprender el presente y enfrentar el futuro, es la disciplina más ingrata para una especie en vías de extinción». O la descripción de «los pequeños burócratas de la tiranía, hombres que disfrutan de la mezquina recompensa de poder que les es permitida, que necesitan caminar en el aura de un miedo fabricado, saber que el miedo los precede cuando entran a una habitación, y que flotará como un aroma una vez que hayan salido, pero que no tienen ni el sadismo ni el coraje para la crueldad final. Pero necesitan participar de la acción».

Y, entre los buenos diálogos, uno entre una mujer del grupo rebelde llamada Miriam y Theo:

«Ella sonrió porque había entendido la pregunta.

—¿Si creo en Dios? No, es demasiado tarde para mí. Creo en la fuerza y en el coraje de Julian y en mi propia experiencia. Pero si Él nos ayuda a pasar esto, tal vez entonces cambie de idea, y vea si puedo empezar algo con Él.

—Creo que Él no negocia.

—Sí que lo hace. Puedo no ser religiosa pero conozco la Biblia. Mi madre se encargó de eso. Negociar, seguro que negocia, pero se supone que es justo. Si quiere que le crean debe ofrecer alguna evidencia.

—¿De que existe?

—De que se preocupa».

P. D. James. Hijos de hombres (The Children of Men, 1992). Barcelona: B de bolsillo, 2018; 192 pp.; trad. de Jorge Luis Mustieles; ISBN: 978-8490704387. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
jueves, 1 de febrero de 2018

En bienvenidosalafiesta: notas del mes de enero.

De los libros comentados destacaría, por un lado, un gran álbum para prelectores: Un platito de leche en el cielo; otro para primeros lectores: La merienda en el parque; y un elegante álbum informativo: Animales del norte.

Por otro, es un libro estimulante Hazlo tan bien que no puedan ignorarte, y es extraordinario el enciclopédico Cien años de literatura a la sombra del Gulag (1917-2017).

En libros para jóvenes: notas del mes de enero.

En medium he puesto comentarios extensos a tres libros antiguos y poderosos: Yo no, Coces al aguijón y El poder de los sin poder.

Enviar Imprimir
publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo