Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Notas del archivo 'Cómics infantiles actuales' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
Archivo por temas:
JamiesonPrepLista.jpg
miércoles, 21 de agosto de 2019

Preparada, lista… ¡Bienvenida a clase!, de Victoria Jamieson, es un cómic con iguales rasgos constructivos que el anterior de la autora, Sobre patines, y que los ya citados de Raina Telgemaier. Esta vez la protagonista es Guillermina, o Momo, una chica de once años que se ha educado en su casa mientras colaboraba en la feria medieval en la que trabajan sus padres, y que va a comenzar a ir a la escuela secundaria. En ella se verá en medio, por primera vez, de algunos conflictos que desconocía: deseos de ser aceptada en un grupo de chicas, comprobar que hay envidias y celos entre ellas, sentimientos de vergüenza e inseguridad por su nivel social bajo, meteduras de pata e insinceridades posteriores, problemas con algún profesor, etc. La narración alterna sus días en el colegio con su actividad en la feria, un lugar en el que, con frecuencia, se habla de un modo más o menos medievalesco. El relato está bien construido: queda claro que las cualidades de caballerosidad y valentía, de las que Momo habla en la feria, luego no son tan fáciles de poner en práctica en la vida real. La protagonista resulta cercana, igual que su sensata familia y sus acogedores amigos.

Victoria Jamieson. Preparada, lista… ¡Bienvenida a clase! (All’s Faire in Middle School, 2017). Madrid: Maeva, 2019; 247 pp.; color por David Lasky; trad. de Marta Armengol; ISBN: 978-84-17708-03-0. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
HatkeZitaLeyenda.jpg
miércoles, 12 de junio de 2019

Quien haya disfrutado con el cómic Zita, la viajera espacial, de Ben Hatke, lo hará también con su continuación Zita, la leyenda. Si entonces la cita inicial era de Chesterton, esta vez lo es de Hilaire Belloc en su libro El camino a Roma: «El primer paso se da con una ligereza agradable, con el alma en el cielo; es el paso quinientos el que cuenta». Esta vez todo empieza cuando Zita es famosa en todo el universo por sus hazañas en el relato previo y un robot la suplanta; luego, los embajadores de Nueva Lumponia —unos seres de cabezas esféricas, gorros cilíndricos y largas pelambreras—, acuden a ella para que los libre de una futura invasión de Estrellas Corazón y le ofrecen una forma de regresar a su casa. El atractivo de la historia se basa, una vez más, en la personalidad resuelta de Zita, en lo bien caracterizados que se presentan sus amigos y rivales, así como en la forma en que se arma la secuencia de los acontecimientos.

Ben Hatke. Zita, la leyenda (Legends of Zite the Spacegirl, 2012). Barcelona: Astronave, 2019; 192 pp.; trad. de Xisca Mas; ISBN: 978-84-679-3387-1. [Vista del cómic en amazon.es]

Enviar Imprimir
NunezCatalinaCiclope.jpg
miércoles, 29 de mayo de 2019

Catalina y la isla del cíclope, de Miguel B. Núñez es un cómic infantil con una narración clara y un argumento movido. Gráficamente los protagonistas son unos seres esquemáticos: Catalina, una niña-rata, y René, un niño-pollo. El argumento es que intentan ayudar a un gran ojo suelto que se encuentran pero acaban en una isla con seres mitológicos —el cancerbero, Hades…—, que resulta ser la isla de un Cíclope al que le falta su ojo. Los dibujos son simpáticos, aparentemente simples pero eficaces, y los diálogos y enredos tienen gracia. El relato avanza normalmente con seis viñetas por página. Al final hay unas breves y humorísticas explicaciones sobre los seres mitológicos que aparecen. Tengo dudas sobre la recepción de la historia entre un público infantil: si las referencias mitológicas son una barrera o no para un lector pequeño, y si esta forma de presentarlas es la más conveniente o no. Pero, sea como sea, cualquiera leerá el relato con gusto y, en algunos casos, el adulto puede aprovechar la oportunidad para explicar más cosas a los lectores pequeños.

Miguel B. Núñez. Catalina y la isla del cíclope (2019). Madrid: Narval, 2019; 68 pp.; color de Felipe H. Navarro; ISBN: 978-84-948765-9-2. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
BoutavantAriolAmigosAlma.jpg
martes, 29 de enero de 2019

Amigos del alma, de Marc Boutavant y Emmanuel Gibert es el tercer volumen de las aventuras de Ariol. Contiene doce episodios con iguales personajes y líneas argumentales que los libros previos: tensas relaciones de Ariol con la petulante Pétula, juegos con su peligroso amigo Ramono, imaginaciones con las aventuras del Caballero Caballo, escenas de vida escolar, etc. También entran en escena personajes nuevos: es una gran amenaza Porcina, la hermana mayor de Ramono. Y hay episodios que, argumental y gráficamente, son geniales de puro sencillo: Ariol en su cama, antes de dormir, mueve la figura del Caballero Caballo por encima de su colcha, «el desierto de cuadros», y en ese paisaje se imagina vívidamente las aventuras de su héroe.

Marc Boutavant. Ariol. Amigos del alma (Copain comme cochon, 2011). Guión de Emmanuel Gibert. Madrid: HarperKids, 2018; 124 pp.; trad. de Pilar Garí y Juan Carlos Chandro; ISBN: 978-84-17222-29-1. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
HatkeZita.jpg
martes, 6 de noviembre de 2018

Hace pocas semanas me pasaron el cómic titulado Zita, la viajera espacial, de Ben Hatke, con un desconfiado comentario «échale un vistazo a esto». Y, para empezar, encontré una cita inicial de Chesterton con la frase famosa de que hay dos formas de llegar a casa: una permanecer allí y otra dar la vuelta al mundo hasta regresar al mismo lugar. A lo mejor a otros esto les desanima pero a mí me gustó.

La trama es como la de El mago de Oz: niña que acaba siendo arrastrada lejos de su casa y, en compañía de unos tipos de lo más singular, debe buscar la forma de volver. En este caso, Zita acude al rescate de su mejor amigo cuando es abducido por unos extraterrestres y termina en un planeta raro y rodeada de seres curiosísimos —humanos, robots, un ratón gigante (que es un grandísimo personaje)…—. Allí tiene que acabar actuando como una superheroína pero, a pesar de todo lo que consigue, en esta entrega no logra volver a casa.

Se pueden ver en el relato ecos de las criaturas y ambientes de Miyazaki. A mí lo que me ha interesado más es que Zita está bien perfilada —no pierde nunca su aire ingenuo, no tiene poderes especiales pero es amable, lista y transmite seguridad a sus amigos—, que los personajes son graciosos y cada uno tiene su punto débil y su habilidad propia, que la colorida narración gráfica se sigue bien y los diálogos están bien armados, que la historia es imaginativa y tiene gancho.

Ben Hatke. Zita, la viajera espacial (Zita the Spacegirl, 2010). Barcelona: Astronave, 2018; 192 pp.; trad. de Xisca Mas; ISBN: 978-8467932010. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
BellSupersorda.jpg
miércoles, 3 de octubre de 2018

Supersorda, de Cece Bell, es un buen cómic de corte autobiográfico. En veintiún capítulos se cuenta primero que la protagonista tiene meningitis de pequeña y se queda sorda, luego el proceso de adaptación a los audífonos, después el momento en el que acude al colegio con un audífono especial para oír a los profesores... El título revela que, cuando descubre que su audífono especial le permite oír comentarios de sus profesores aunque estén muy lejos, piensa que tiene poderes especiales y se imagina a sí misma como una superheroína.

La historia habla de los vaivenes por los que pasan sus relaciones con sus compañeras y compañeros de clase, los temores que la bloquean y las dificultades que tiene, aunque tanto sus padres como sus profesores son personas cercanas y dispuestas a facilitarle las cosas. En un epílogo la autora dice que su cómic «se basa en mi infancia» y señala que «me interesó más plasmar mis sentimientos concretos de niña con problemas de audición que ser fidedigna en los detalles». Es decir, que aunque procuró no retratar exactamente a nadie, «las sensaciones que sentía de niña son todas ciertas. Fui una niña sorda rodeada de niños que oían. Me sentía diferente y no lo veía como nada bueno».

El relato se podría poner en paralelo con Sonríe, de Raina Telgemeier. Aunque las figuras de Cece Bell no son «realistas» pues tienen aires conejiles —orejas y hocicos—, los escenarios son más simples y los personajes más esquemáticos, sí se pueden comparar los contenidos, el tono y la confección de la historia. Todo se cuenta con claridad, señalando bien los graciosos momentos imaginativos de la heroína, con unas nubecillas que rodean las viñetas, e indicando con globos de texto en blanco los momentos en los que la protagonista no escucha lo que le están diciendo.

Cece Bell. Supersorda (El Deafo, 2014). Madrid: Maeva Young, 2017; 248 pp.; color de David Lasky; trad. de Jofre Homedes Beutnagel; ISBN: 978-84-17108-16-8. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
BoutavantAriol1.jpg
martes, 7 de agosto de 2018

Aunque buena parte de sus golpes de humor serán más apreciados por los más mayores —se podrían comparar con los de los relatos de El pequeño Nicolás—, son cómics excelentes para pequeños los de Ariol: un burrito como tú y como yo y Ariol: el Caballero Caballo, ilustrados por Marc Boutavant con guión de Emmanuel Guibert.

El primero contiene doce relatos y el segundo trece. El protagonista es un burrito llamado Ariol y los demás personajes son sus compañeros de clase, cada uno un animal humanizado distinto. Algunos episodios tienen que ver con la fascinación de Ariol y sus amigos con Caballero Caballo, un superhéroe. Otros, con algunas «películas» imaginativas que Ariol se monta. Los hay relacionados con su vida colegial, con los comentarios que hacen Ariol y sus amigos sobre los profesores, o con sus travesuras y charletas en clase, o con el interés de Ariol por su compañera Pétula. También mantiene diálogos con sus padres: en uno, por ejemplo, su madre le hace ver que, siendo un burro, puede ser más listo que su compañero caballo Pánfilo. Es todo un acierto su amigo Ramono, un cerdo, al que invita a pasar las vacaciones con él a casa de sus abuelos a pesar de que los padres de Ariol le hacen ver que su forma de comportarse puede resultar explosiva.

La narración discurre con fluidez a base de tres o cuatro viñetas por página. Hay humor en el dibujo de las figuras y en las situaciones: los autores consiguen presentar las cosas con una ironía sencilla y cordial, que facilita que, con naturalidad, los lectores, niños y adultos, se rían de sí mismos y aprendan a ver con amabilidad modos de ser distintos.

Marc Boutavant. Ariol: un burrito como tú y como yo (Un petit âne comme vous et moi, 2011). Texto de Emmanuel Guibert. Madrid: HarperCollins Ibérica, 2018; 124 pp.; trad. de Pilar Garí; ISBN: 978-84-17222-04-8. [Vista del libro en amazon.es]
Marc Boutavant. Ariol: el Caballero Caballo (Ariol. Le Chevalier Cheval, 2011). Texto de Emmanuel Guibert. Madrid: HarperCollins Ibérica, 2018; 134 pp.; trad. de Juan Carlos Chandro; ISBN: 978-84-17222-05-5. [
Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
JamiesonPatines.jpg
jueves, 14 de junio de 2018

Sobre patines, de Victoria Jamieson, es otro cómic con algo de autobiográfico, elaborado con una destreza compositiva comparable a la de Sonríe y Hermanas, y con un cierto parecido argumental con Sonríe al menos porque aquí también la heroína es abandonada por su mejor amiga (un punto habitual en los relatos de chicas adolescentes). Pero lo principal de la historia es que la protagonista se aficiona, inesperadamente, al Roller Derby, un deporte de contacto: todo se centra, entonces, en las escenas de aprendizaje y entrenamiento duros hasta el momento en el que las principiantes del equipo disputan su primer partido.

Es, sin duda, un cómic notable como tal: la secuencia de momentos narrativos está cuidada; las figuras son simpáticas y expresan bien sus emociones; los fondos son lisos, o casi, para las escenas de diálogos, y reflejan bien los escenarios urbanos o deportivos de otros momentos; se hace avanzar la narración con cartas, rótulos o carteles oportunos; hay excelentes viñetas de los personajes en movimiento, y de choques y caídas, que a mí me han recordado algunos mangas japoneses de acción... También se representan bien los momentos de desánimo de un entrenamiento exigente y la importancia del espíritu de sacrificio por el equipo.

Otra cosa es la opinión que me merece el deporte del que se habla: no hay que ser muy perspicaz para saber que provocará muchas lesiones, algunas muy graves, puesto que todo se basa en derribar al contrario mientras patina. A mí también me parece ridículo que, como en otros deportes se fomente un espíritu agresivo en gestos y actitudes; y no digo nada de los nombres que se ponen las jugadoras: la gran estrella en la que fijan las niñas que comienzan se llama Dentellada de Arcoíris (para mí esto es difícil tomármelo en serio..., pero ellas parece que lo hacen).

Victoria Jamieson. Sobre patines (Roller Girl, 2015). Madrid: Maeva, 2018; 248 pp.; trad. de Sonia F. Ordás; ISBN: 978-84-17108-38-0. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
TelgemeierHermanas.jpg
jueves, 24 de mayo de 2018

Hermanas es otro cómic autobiográfico de Raina Telgemeier que, esta vez, incluye fotos familiares al final. Cuenta primero sus deseos de tener un hermano pequeño y luego la llegada de su hermana Amara y del pequeño Will. Después la narración se centra, sobre todo, en un largo viaje de San Francisco a Colorado, que hacen en furgoneta la madre y los tres hermanos, cuando tienen 14, 9 y 6 años, para una reunión familiar. En medio hay flasbacks, que se presentan sobre fondos amarillentos, para contar escenas familiares anteriores.

La historia tiene chispa y momentos excelentes. Como está muy centrada en los piques entre Raina y Amara (una chica muy combativa con entusiasmo por las serpientes), en las faenas que se hacen, en los ramalazos de comportamiento egoísta de una y otra, puede parecer descompensada, por más que haya simpatía y un guiño de complicidad y reconciliación final entre las dos. También algunos lectores podrían pensar, por ejemplo, que podría tener más protagonismo el pequeño Will. En todo caso, un libro bien hecho, divertido, fácil de leer y una buena contribución a la siempre difícil narrativa de crecimiento adolescente.

Raina Telgemeier. Hermanas (Sisters, 2014). Madrid: Maeva, 2017; 208 pp.; ilust. coloreadas por Braden Lamb; trad. de Jofre Homedes Beutnagel; ISBN: 978-84-16363-96-4. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
PearsonHildaBosqueP.jpg
miércoles, 16 de mayo de 2018

Ya que hace unos días hablé de los cómics de los Mumin, lo hago hoy de Hilda y el bosque de piedra, una nueva entrega de esta conocida serie de Luke Pearson con ambientes y personajillos nórdicos de la que se anuncia que pronto habrá una producción de dibujos animados. Su hilo narrativo es que vemos a Hilda marcharse de casa mientras su madre no sabe dónde está y ella no le da explicaciones convincentes de lo que hace, hasta que ambas acaban perdidas en un mundo de trolls que parecen amenazadores. La narración no es siempre clara: en ocasiones la lectura sigue las viñetas de izquierda a derecha por toda la doble página; otras no es así, pero como no hay separación alguna entre páginas, la línea visual salta inevitablemente de una página a otra. Con todo, quienes hayan sido ganados por los anteriores álbumes de Hilda y su mundo poblado de seres extraños, también disfrutarán con este.

Luke Pearson. Hilda y el bosque de piedra (Hilda and the Stone Forest, 2016). Granada: Barbara Fiore, 2017; 64 pp.; trad. de Ismael Atrache; ISBN: 978-84-15208-94-5. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
TelgemeierSonrie.jpg
jueves, 10 de mayo de 2018

¡Sonríe!, de Raina Telgemeier, es una excelente novela gráfica de corte autobiográfico. Se desarrolla en los años noventa. Raina, la protagonista, tiene problemas con sus dientes, debidos al crecimiento primero, a una caída desafortunada después, y a complicaciones que surgen en las sucesivas operaciones para reparar su boca. Además, hay un terremoto, a Raina comienzan a gustarle los chicos, y algunas de sus amigas no se portan bien con ella. Su válvula de escape y refugio es dibujar.

La narración en cómic es modélica: se sigue bien la secuencia de los acontecimientos, se transmiten las dificultades y líos de distinto tipo de la protagonista, los personajes son identificables siempre. Por otro lado, el relato es divertido, tiene frescura y, aunque comunica la inquietud propia de los problemas que tiene la chica, es sereno: Raina se ve apoyada por sus padres y amigos, todos los problemas se tratan con sentido común y equilibrio, sin las reacciones excesivas tan propias de los relatos de adolescentes.

Raina Telgemeier. ¡Sonríe! (Smile (A Dental Drama), 2010). Madrid: Maeva, 2016; 214 pp.; ilustraciones coloreadas por Stephanie Yue; trad. de Jofres Homede y Teresa Mlawer; ISBN: 978-84-16363-64-3. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
PearsonHildaPajaro2.jpg
miércoles, 30 de septiembre de 2015

Otros dos álbumes de Luke Pearson: Hilda y la cabalgata del pájaro, Hilda y el perro negro.

En el primero vemos a Hilda y a su madre recién trasladadas a la ciudad de Trolberg. No muy convencida, su madre deja que Hilda salga con sus nuevos compañeros de clase, un tanto gamberros. Cuando tiran piedras a los pájaros de un árbol y derriban a uno, Hilda lo atiende, pero el pájaro no sabe volar y ha perdido la memoria. Así que, aunque intentan volver a casa, Hilda no encuentra el camino; entretanto, su madre, preocupada, le pide a Brizna que vaya en su busca.

En el segundo, Hilda descubre a los Nisse, unos seres que viven ocultos en las casas —uno por casa y nada más: no se llevan bien entre ellos—. También hay una amenaza sobre la ciudad: un enorme perro negro aparece en distintos lugares pero nadie logra verlo del todo ni averiguar qué pretende.

Si en los dos cómics anteriores los escenarios eran campestres, en estos dos son urbanos, no menos singulares que lo eran aquellos. Los nuevos personajes que aparecen tampoco tienen nada que envidiar a los de los primeros cómics: el pájaro que no se acuerda de cómo volar y el Nisse —una especie de incursor extraño— son formidables. Las tramas tienen tensión pero como el tono de los relatos es amable, y la pequeña Hilda es toda una heroína, siempre serena y de lo más audaz, el lector no se siente inquieto por más que la madre de Hilda sí se preocupe por ella.

Luke Pearson. Hilda y la cabalgata del pájaro (Hilda and the Bird Parade, 2012). Granada: Barbara Fiore, 2014; 35 pp.; trad. de Antøn Antøn; ISBN: 978-84-15208-53-2. [Vista del libro en amazon.es]
Luke Pearson. Hilda y el perro negro (Hilda and the Black Hound, 2014). Granada: Barbara Fiore, 2015; 38 pp.; trad. de trad. de Antøn Antøn; ISBN: 978-84-15208-63-1. [
Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
PearsonHildaTrol2.jpg
martes, 20 de mayo de 2014

Hilda y el trol y Hilda y el gigante de medianoche son dos cómics simpáticos firmados por Luke Pearson. La protagonista es una chica de pelo azulado que vive, junto con su madre, arquitecta, en una casa en medio del campo, en escenarios nórdicos en los que aparecen, con toda naturalidad, hombrecillos de madera, espíritus del mar, trols y gigantes. Hilda tiene también un curioso animalito de compañía llamado Brizna, con cola como de zorro y cuernecillos.

En el primer álbum, al comienzo del cual hay un plano del entorno de la casa, Hilda encuentra una roca-trol un día y se pone a dibujarlo; le sorprende una tormenta y, para poder regresar, necesitará pedir ayuda a su vecino el hombrecillo de madera; además, el trol se presentará después en su casa y Hilda se teme lo peor. En el segundo álbum suceden dos historias que hacen eco una en otra: la primera, que a Hilda y a su madre desean echarles unos pequeños elfos, a los que no ven, porque han invadido sus tierras; la segunda, que Hilda cree ver a un curioso gigante merodeando por los alrededores de su casa y tarda en saber qué busca.

Narraciones gráficamente muy bien construidas. El autor usa un número variable de viñetas por página, cambia de tamaño y forma las viñetas y usa o no recuadros de acuerdo con el momento del relato, y a veces, al principio y al final, ocupa una página completa con alguna ilustración. Al margen de su dependencia de otros dibujantes de cómic, al autor se le ha vinculado con Miyazaki y Tove Jansson, entre otros, y sí, sus historias y personajes tienen cierto parecido. También, algunas imágenes recuerdan a ilustraciones de Tolkien. La protagonista es típica —una niña decidida y segura de sí misma que no teme a nada…— pero no así las historias que protagoniza. Las narraciones podrían ser inquietantes y, de hecho, hay momentos que parecen amenazadores pero, al final, todo es de lo más amable.

Luke Pearson. Hilda y el trol (Hildafolk, 2010). Granada: Barbara Fiore, 2013; 35 pp.; trad. de Carles Andreu y Albert Vitó; ISBN: 978-84-15208-42-6.
Luke Pearson. Hilda y el gigante de medianoche (Hilda and the Midnight Giant, 2011). Granada: Barbara Fiore, 2013; 38 pp.; trad. de Carles Andreu y Albert Vitó; ISBN: 978-84-15208-43-3.


Enviar Imprimir
publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo