Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Notas del archivo 'Álbumes (emociones infantiles: deseos)' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
Archivo por temas:
SpiresIdeaMaravillosa.jpg
lunes, 4 de diciembre de 2017

La idea más maravillosa, de Ashley Spires, tiene una dedicatoria que orienta la lectura: «Para todos los pequeños perfeccionistas del mundo». Los protagonistas son una niña y su ayudante, un perro. La niña tiene una idea, que no sabemos cuál es, y decide construirla. Se pone a ello pero no le gusta el resultado y lo intenta una y otra vez. Los vecinos la observan y, por lo que vemos, nadie le dice nada. Hasta que se cansa y se rinde… Pero su ayudante le propone dar un paseo y, entonces, ve que algunas cosas no están tan mal y vuelve a la carga.

Hay muchas cosas interesantes en el álbum. Gráficamente, que las figuras, simpáticas y que ponen de manifiesto bien sus emociones, están presentadas contra fondos simplemente dibujados y tienen mucho espacio en blanco alrededor; que la claridad de la narración se apoya en que alterna ilustraciones grandes con otras en las que todo se cuenta con viñetas sucesivas. En el argumento, que habla bien de iniciativa, inventiva, perseverancia…; de empezar y volver a empezar diga lo que diga la gente de alrededor.

Pero, sobre todo, destaca mucho, frente a otras historias, la enorme riqueza de vocabulario: la niña «manipula, martillea y mide», mientras el perro «salta, gruñe y mordisquea»; «alisa y atornilla y toquetea», mientras el perro «da rodeos, tirones y meneos»; en una doble página con seis imágenes de la heroína trabajando, leemos «sierra y pega y ajusta», «se levanta y examina y observa», «retuerce y retoca y aprieta», «Arregla y endereza y estudia»...

Ashley Spires. La idea más maravillosa (The Most Magnificent Thing, 2014). Barcelona: Beascoa, 2017; 32 pp.; trad. de Vanesa Pérez Sauquillo; ISBN: 978-84-488-4880-4. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
WillemsPalomaBano2.jpg
lunes, 16 de octubre de 2017

¡La paloma necesita un baño! es el tercer libro de Mo Willems del mismo personaje y, salvado que siempre un primer libro de una serie o de un personaje es insustituible, me ha parecido el mejor. Ya desde la portada queda bien establecido el conflicto. Y no sólo eso: también la contraportada sirve a la protagonista para reafirmar su posición. En las páginas del interior leemos todas sus disculpas, en globos al modo de los cómics, con cambios de tono marcados por las diferentes tipografías.

Es una gran fórmula la que usa el autor para comenzar el álbum: primero alguien pide nuestra ayuda para que convenzamos a la paloma y luego es la paloma la que se dirige al lector con gran furor dialéctico para sostener su postura. El miniargumento es muy realista, en su planteamiento, en su desarrollo y en su resolución, de ahí también la conexión con el lector. Luego, el encanto está en la gran maestría del autor a la hora de secuenciar la historia y de conseguir gran expresividad con poquísimos rasgos.

Mo Willems. ¡La paloma necesita un baño! (The Pigeon Needs a Bath! 2014). Valencia: Andana, 2017; 36 pp.; trad. de Anna Llisterri; ISBN: 978-84-16394-57-9. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
KanstadTronquito2.jpg
martes, 10 de mayo de 2016

El Museo de Tronquito, de la noruega Ashild Kanstad Johnsen, es un álbum con personajes simpáticos e imágenes atractivas. Su protagonista principal es Tronquito, un ser que, gráficamente, responde por completo a su nombre, y cuyo mejor amigo es un abetito llamado Abeto. Al héroe le gusta recoger, reunir y clasificar las cosas sueltas que encuentra: no discrimina mucho. Cuando acumula demasiadas y su abuela le aconseja montar un Museo con todas ellas, lo hace, para encontrarse, poco después, con que su capacidad de almacenamiento es insuficiente.

Las ilustraciones, tan ordenaditas, y a la vez caóticas, como corresponde al voluntarioso Tronquito, están muy bien compuestas. El trabajo de Tronquito es abrumador: para muchos de sus lectores será admirable pero no imitable. En cambio será todo un estímulo para quien tenga la pasión del coleccionista e incluso (pensaba que) puede despertar vocaciones de archiveros, documentalistas y profesiones parecidas.

Ashild Kanstad Johnsen. El Museo De Tronquito (Kubbe Lager Museum, 2010). Madrid: Nórdica, 2016; 60 pp.; col Nórdica infantil; trad. de Cristina Gómez-Baggethum; ISBN: 978-84-16440-66-5. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
MacDonnellJane2.jpg
martes, 23 de febrero de 2016

En Yo, Jane, de Patrick McDonnell, se ficciona la infancia de Jane Goodall: se habla de su afecto por un chimpancé de peluche llamado Jubilee, se ve que era una niña que leía Tarzán y soñaba con irse a vivir a África… Es un álbum de los que cuentan una vocación profesional marcada y cultivada desde muy pronto, como se aprecia en las notas que la protagonista tomó en su infancia y que están bien integradas en el álbum, y que también persigue dar a conocer las causas que promueve la biografiada. Es un libro bien construido, como es habitual en el autor, en el que se deja que de la historia salgan los mensajes, sin subrayados enfáticos y sin declaraciones que estarían fuera de lugar en un álbum infantil.

Patrick McDonnell. Yo Jane (Me… Jane, 2011). Barcelona: Océano Travesía, 2015; 40 pp.; trad. de Mónica Villa; ISBN: 978-607-735-403-1. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
KlassenSamLeo2.jpg
lunes, 1 de junio de 2015

Sam y Leo cavan un hoyo, con texto de Mac Barnett e imágenes de Jon Klassen, es un álbum un poco enigmático.

Los protagonistas, hermanos o amigos, cavan un hoyo a las afueras de su casa, en busca de algo espectacular, mientras un perro les observa. Después de un rato trabajando deciden dejar de ahondar en vertical y hacerlo en horizontal; luego deciden separarse y seguir cada uno por su cuenta. Las imágenes van dejando claras las consecuencias de sus decisiones: cada cambio de rumbo provoca que no descubran grandes diamantes.

Tal como acostumbra Klassen, las ilustraciones están muy bien compuestas con una paleta de colores limitada, en este caso a colores terrosos, y los personajes tienen divertidos aires impasibles. También, como vimos en la colaboración anterior entre los autores, es un signo distintivo del relato que las imágenes muestran muchas cosas que las palabras no dicen.

El desenlace bien podríamos suponer que nos quiere dar una lección conocida, la misma de El tesoro o Qué bonito es Panamá: la mejor aventura es volver y el mejor tesoro está en casa… Sin embargo, si uno se fija bien, hay curiosas diferencias, tanto en los personajes como en los escenarios, entre las ilustraciones del principio y las del final: ¿otro mundo distinto? ¿tal vez que la misma aventura nos cambia? Una de las interpretaciones que a mí me ha sugerido la veleta de la casa, diferente al comienzo y al término, es la de las dos clases de poesía de las que hablaba Chesterton.

Jon Klassen. Sam y Leo cavan un hoyo (Sam & Dave Dig a Hole, 2014). Texto de Mac Barnett. Barcelona: Juventud, 2014; 40 pp.; trad. de Teresa Farran; ISBN: 978-84-261-4091-3. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
FuchshuberToribio2.jpg
lunes, 28 de enero de 2013

¿Qué haría yo si tuviera un sombrero mágico que concediera deseos? De eso trata un álbum descatalogado, que me gustó mucho en su momento: Toribio y el sombrero mágico, de Annegert Fuchshuber.

Enviar Imprimir
BattutTodosmenosuno.jpg
lunes, 10 de octubre de 2011

El protagonista de Todos menos uno, de Éric Battut, es un guisante que no quiere ser como los demás guisantes de su planta. Así que se marcha y, mientras está pensando a quién podrá parecerse, encuentra un pavo real, un tigre, y un elefante. Se adorna con lo que le parece que representa lo mejor de cada uno y, cuando vuelve a su planta, los demás guisantes se burlan de él. Su reacción, entonces, es pensar que «soy una semilla rara, pero sigo siendo una semilla».

Relato que, como Frederick, El camaleón camaleónico, o ¡Cómo me gustaría ser diferente!, habla de alguien que acaba reconociendo sus propias limitaciones pero, a la vez, afirmando su propia personalidad. La narración gráfica, como es habitual en el autor, tiene gran claridad narrativa, tanto por las figuras sobre fondo blanco como por las palabras que cuentan el relato, como por la propia composición de conjunto.
Aquí, un buen comentario.

Éric Battut. Todos menos uno (Ce petir pois-là, 2010). Barcelona: Libros del Zorro Rojo, 2011; 26 pp.; trad. de Roser Vilagrassa; ISBN: 978-84-92412-84-6.

Enviar Imprimir
SchoberDiferente.jpg
lunes, 18 de octubre de 2010

¡Cómo me gustaría ser diferente!,
de Michael Schober, que acabo de leer hace poco aunque se publicó hace ya dos años, me ha parecido un gran álbum.

En él se ven sucesivas escenas en las que, primero, se ve a un personaje que formula su sueño y, luego, la página se despliega para mostrarlo: una oveja a la que le gustaría ser rebelde; un conejo tímido al que le gustaría ser más valiente; una cerdita que desearía ser más fina y aseada; un elefante al que le gustaría ser más pequeño y pasar inadvertido; un caracol que desearía ser un gran corredor; una hipopótama a la que le gustaría ser menos pesada para bailar; etc.

Las imágenes de los personajes son simpáticas, la composición de las escenas es buena, la idea que se desarrolla responde a las inquietudes de los lectores naturales del relato, y es apropiado el mensaje que se trasmite, no tanto de conformidad como de aceptación de las propias limitaciones.

Y se puede apuntar, una vez más, la eficacia del lenguaje clásico de las fábulas: qué natural resulta representar cualidades humanas por medio de animales y qué facil es para los niños, y para todos, comprender así algunas cosas.

Michael Schober. ¡Cómo me gustaría ser diferente!: un libro desplegable (Ich wär so gern ein wildes Schaf, 2005). Barcelona y Madrid: Libros del Zorro Rojo, 2007; 20 hojas plegables; trad. de Helena Munín; ISBN: 978-84-96509-91-7.

Enviar Imprimir
ErbruchLeonardo.jpg
lunes, 7 de junio de 2010

Leonardo
es un álbum de Wolf Erlbruch, cuyo protagonista es un niño que, por un lado, siente pasión por los perrros pero, por otro, le dan un miedo enorme. Cuando le conceden la oportunidad de pedir un deseo lo tiene claro: convertirse en perro. Eso le permite ver la realidad con otra perspectiva.

Relato aparentemente sencillo que me ha recordado historias de Michael Ende que también hablan de controlar los deseos, o de qué ocurre cuando nuestros deseos se cumplen, o de la importancia de saber bien lo que queremos y por qué lo queremos. Es, en ese sentido, un álbum útil para mostrar un poco el otro lado de algunas cosas y para enseñar a combatir las ansiedades tontas. Es también un álbum para los amantes de los perros. Además, la realización gráfica es magnífica, también por la claridad narrativa de las ilustraciones, como uno espera ya siempre de Erlbruch.

Wolf Erlbruch. Leonardo (Leonard, 1991). Barcelona: Takatuka, 2009; 36 pp.; trad. de Patricio de San Pedro Marín; ISBN: 978-84-936766-8-1.

Enviar Imprimir
McgullyMirette.jpg
lunes, 3 de agosto de 2009

Un álbum con ilustraciones impresionistas y como protagonista una chica tenaz: Mirette on the High Wire, de Emily Arnold McGully.

Enviar Imprimir
Barton.jpg
lunes, 3 de abril de 2006

Un álbum no editado en castellano: I want to be an astronaut, de Byron Barton. Es un mini-relato que toca una interesante fibra: cómo se despierta y cómo crece dentro de un niño una futura vocación profesional. Y aunque sin duda la de astronauta es más espectacular que otras, es modélico cómo el autor sabe alcanzar el núcleo de la ilusión y golpear justo en el centro.

Enviar Imprimir
publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo