Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Notas del archivo 'Cómic de acción' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
Archivo por temas:
CharlierTanguy3b.jpg
jueves, 17 de marzo de 2016

El tercer volumen de la serie Integral de Tanguy y Laverdure, de Jean-Michel Charlier, contiene los últimos episodios ilustrados por Albert Uderzo, antes de ser sustitudo por Jijé. En ellos, debido a ciertos problemas de salud y al exceso de trabajo, a Uderzo le ayudó su hermano Marcel y Charlier le pidó a Giraud que hiciera una prueba con algunas viñetas, sin éxito, pues el mundo de la aviación no era su fuerte. Un primer prólogo explica esta historia y un segundo prólogo contiene una larga charla con Uderzo en la que cuenta más pormenores.

Se contienen tres historias. En Cañón Azul ha desaparecido los héroes han de probar el nuevo Mirage III E en una base norteamericana en Groenlandia, pero unos espías poderosos se logran hacer con uno de los aviones engañando a Laverdure. En Rumbo Cero continúa el relato previo hasta que, de más está decirlo, Tanguy remedia las cosas y Laverdure se comporta heroicamente. Piratas del Cielo se desarrolla en África: mientras los pilotos franceses hacen exhibiciones con sus Mirages para conseguir contratos, unos mercenarios planean asesinar a un presidente africano.

Hoy suenan un poco ridículas algunas expresiones en los diálogos —a veces porque lo son y a veces porque así se utilizaban en determinados ambientes—, y nos hace sonreír el énfasis en muchos momentos de la narración —como este párrafo: «a bordo de su avión desamparado, acribillado por el granizo, fulminado por los relámpagos, sacudido por los embates atmosféricos, Laverdure, sin conocimiento, cae cabeza abajo como un bólido a través del cumulonimbus»—. Sea como sea, tanto los guiones como los dibujos son excelentes, por lo que a los entusiastas del género, a quienes les guste ver cómo eran algunos aspectos de la tecnología en el pasado, a los seguidores de los autores, y a los nostálgicos de los personajes (a pesar de que Laverdure sea tan tonto), no nos importa mucho.

Jean-Michel Charlier y Uderzo. Integral Tanguy y Laverdure, volumen 3. Contiene Cañón Azul ha desaparecido (Canon bleu ne répond plus, 1966), Rumbo cero (Cap Zéro, 1967), Piratas del cielo (Pirates du ciel, 1967). Tarragona: Ponent Mon, 2015; 168 pp.; trad. de Fabián Rodríguez y María Serna; ISBN: 978-1-910856-07-9. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
HernPalaMacCoy2.jpg
jueves, 11 de junio de 2015

Después de la edición de Manos Kelly, otro volumen con historias ilustradas por Antonio Hernández Palacios: las cuatro primeras de Mac Coy tituladas «La leyenda de Alexis Mac Coy» (La Légende d'Alexis Mac Coy), «Un tal Mac Coy» (Un nommé Mac Coy), «Trampas contra Mac Coy» (Pièges pour Mac Coy), «El triunfo de Mac Coy» (Le Triomphe de Mac Coy).

El personaje, creado por J. P. Gourmelen a semejanza de Blueberry, comienza sus aventuras a finales de la guerra de Secesión, en 1864, en Georgia, y es un militar sudista capaz de resolver bien las más acciones más desesperadas. Su compañero, el rubio y borrachín Charley, le pone un contrapunto cómico.

Los guiones dejan mucho que desear pero no así las escenas barrocas de colores restallantes que pinta Palacios, unas llenas de acción y movimiento —en especial las que muestran caballos—, y otras majestuosas de paisajes desérticos y angostos desfiladeros. El prólogo explica bien las cualidades y carencias, tanto del relato como del trabajo del dibujante.

A H. Palacios y J. P. Gourmelen. Integral I Mac Coy (1978-). Ponent Mon, 2014; 224 pp.; trad. de Víctor Mora y Andreu Martín; ISBN: 978-1-908007-69-8. [
Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
HdezPalaciosKellyb.jpg
miércoles, 15 de abril de 2015

Me ha alegrado la edición de las historias de Manos Kelly, de Antonio Hernández Palacios, que se acaba de publicar, y que contiene Un español en el Oeste (1971), La montaña del oro (1972), La tumba del oro (1973) y La guerra Cayuso (1984).

Igual que dije con motivo de la edición de Tanguy y Laverdure me alegra por motivos nostálgicos —fui lector de Manos Kelly en los años 70—, pero también porque su gran categoría merece ser reconocida. Categoría gráfica, pues la calidad de los dibujos es excepcional y su presentación en cómic también lo es: no era frecuente la enorme variedad de tamaño de las viñetas, se integran bien en el relato recuerdos de unos y otros personajes en otras tintas, otros tonos y otros marcos. Categoría narrativa, pues la reconstrucción histórica pretende reivindicar otra forma de contar la llamada conquista del Oeste y presentar a héroes distintos de los habituales en el cine de la época: Manos Kelly, hijo de irlandés y de española, empieza sus andanzas en 1848, cuando acaba de terminar la guerra entre los Estados del Norte y México, y tendrá más compañeros españoles en sus peripecias. Sin duda, los guiones podrían ser mejores, sobre todo si los comparamos con los de Charlier, pero en cualquier caso están más que bien.

Antonio Hernández Palacios. Integral Manos Kelly (2015). Tarragona: Ponent Mon, 2014; 214 pp.; prólogo de Luis Alberto de Cuenca; ISBN: 978-1-908007-56-8. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
CharUderTanguyL1b.jpg
miércoles, 1 de abril de 2015

Ha sido una gran satisfacción —por nostalgia de antiguo lector, sí, pero también por comprobar la enorme calidad de su confección, diría incluso que por encima de lo que recordaba— ver y leer con calma la edición completa de los dos primeros tomos de Tanguy y Laverdure, de Jean-Michel Charlier y Albert Uderzo.

La edición es magnífica, pues tiene también unos buenos prólogos con la biografía y el trabajo de los autores, y con observaciones de interés sobre la serie y el impacto que causó. Las historias son emocionantes —de las que hacen comprender la descripción que hizo Hugo Pratt de que el cómic era «el cine de los pobres»—, la documentación en la que se basan es buena —Charlier se hizo piloto y tanto él como Uderzo estuvieron en las bases y en los aviones de los que hablan—, los guiones están estructurados con maestría, y los dibujos son sensacionales.

En Escuela de águilas, los dos héroes llegan a la escuela de vuelo de Mequínez; se ponen de manifiesto enseguida las personalidades de Tanguy —eficiente, responsable…—, y la de Laverdure —insensato, caótico…—; abundan las bromas entre compañeros en la base; entrenan hasta dominar el T-33; ven que hay un duro enfrentamiento entre el instructor, Darnier, y un joven y orgulloso piloto llamado Saint-Helier; y deben recuperar la cabeza de un misil que se ha extraviado y caído en el Atlas antes de que lo haga una potencia enemiga.

Luego, en Peligro en el cielo se trasladan de Mequínez a Creil y dejan el T-33 para pilotar los Super Mystére B-2; nombran a Tanguy jefe de patrulla; hay unos espías que desean conocer el caza revolucionario diseñado por los franceses y, justo al límite del tiempo, Tanguy consigue desbaratar toda la operación después de una larga persecución del avión espía siguiendo el curso del Sena. En Escuadrilla de cigüeñas dejan Creil y se van a Dijon, donde se harán cargo del nuevo Mirage III C, y allí desenmascararán a dos pilotos infiltrados que se hacen pasar por australianos. En Alas en Oriente Medio Tanguy y su escuadrilla van a Israel para conseguir que el estado israelí compre los Mirage y no los aviones de una empresa competidora que les hace todo tipo de faenas.

Jean-Michel Charlier y Uderzo. Integral Tanguy y Laverdure. Los dos volúmenes editados, los primeros de la serie, son:
Escuela de águilas (L'École des Aigles, 1959-1961). En la edición en álbum este relato se dividió en dos: Escuela de Águilas y Por el honor de la insignia (Pour l'honneur des cocardes). Tarragona: Ponent Mon, 2014; 120 pp.; trad. de Fabián Rodríguez y María Serna; ISBN: 978-1-908007-70-4. [Vista del libro en amazon.es]
Peligro en el cielo (Danger dans le ciel, 1961-1962), Escuadrilla de cigüeñas (Escadrille des cigognes, 1962-1963), Alas en Oriente Medio (Mirage sur l'Orient, 1963). Tarragona: Ponent Mon, 2015; 172 pp.; trad. de Fabián Rodríguez y María Serna; ISBN: 978-1-908007-71-1. [Vista del libro en amazon.es]


Enviar Imprimir
PrattCortoM.jpg
martes, 29 de diciembre de 2009

Dos relatos y autores de cómic importantes: Flash Gordon, de Alex Raymond, y Corto Maltés, de Hugo Pratt. A mí me pasa con ellos, como con otros clásicos de aventuras, que les veo mucho los agujeros pero, sin duda, son hitos ineludibles en la historia del género y en la creación de ambientes y de personajes.

Enviar Imprimir
TillieuxGP04.jpg
miércoles, 10 de septiembre de 2008

Otras historias antiguas de detectives en cómic, bien dibujadas y contadas, son las de Gil Pupila, de Maurice Tillieux, otro historietista belga.

Enviar Imprimir
blakeandmortimer00.jpg
miércoles, 3 de septiembre de 2008

Uno de los colaboradores de Hergé, Edgar P. Jacobs, fue autor de Blake y Mortimer, una serie policiaca en cómic. Por encima del paso de los años y de sus defectos narrativos, en ella se puede admirar la minuciosidad y la maestría del autor en el uso de los resortes compositivos y gráficos propios del cómic.

Enviar Imprimir
Char-Gir-Elhomdelpuñodeacero04.jpg
miércoles, 20 de agosto de 2008

Ya he mencionado varias veces a Jean-Michel Charlier, compañero en Goscinny en muchas empresas editoriales y creador, entre otros, de un héroe crepuscular del Oeste (o un héroe de un Oeste crepuscular): el Teniente Blueberry, dibujado por Jean Giraud. No es mi héroe favorito —sólo me interesaron sus primeros álbumes— pero a muchos les gusta y sin duda es destacable argumental y gráficamente.

Enviar Imprimir
Franq-Lospiratasdelsilencio02.jpg
martes, 12 de agosto de 2008

He citado ya de paso a historietistas tan importantes como Jijé y André Franquin. El primero continuó las aventuras de Spirou y Spip, que había empenzado Rob-Vel, y les añadió a Fantasio. El segundo continuó con la historia e inventó el personaje que, para el lector-niño que yo fui, recuerdo como el más fascinante de la historia del cómic: el Marsupilami. Cito sólo los álbumes primeros que firmó Franquin, fáciles de conseguir en bibliotecas, los mejores que yo conozco.

Enviar Imprimir
HergéTintín.jpg
miércoles, 6 de agosto de 2008

Atendiendo a la historia conviene no perder de vista que, antes que los héroes de Goscinny y sus dibujantes, viene Tintín, de Hergé, un personaje y un autor centrales en la historia del cómic.

Enviar Imprimir
jueves, 17 de abril de 2008

Ya que salió citado ayer, he aquí una breve ficha de Milton Caniff, un histórico dibujante al que los entusiastas llaman el Rembrandt de los cómics, no por los guiones obviamente.

Enviar Imprimir
Foster-PV01.jpg
jueves, 17 de agosto de 2006

Desde un punto de vista histórico, el primer autor y el primer personaje de cómic de aventuras de los que se ha de dejar constancia son Harold Foster y el Príncipe Valiente.

Algunos años después llegaron Superman y Batman, de Jerry Siegel y Joe Shuster el primero y de Bob Kane el segundo.

Es interesante ver que tanto el personaje como el trabajo gráfico de Foster se sostienen hoy. De Superman y Batman, sin embargo, conservamos el acierto de la idea inicial y su carácter de bocetos de las películas que vendrían después.

Enviar Imprimir
Mora-Ambr-06.jpg
jueves, 3 de agosto de 2006

Como entusiasta lector infantil que fui de las historias del Capitán Trueno, debo decir que no comparto la pasión con que algunos lo elogian ahora. Estuvo bien mientras duró pero la nostalgia no mejora ningún producto. Primero porque los guiones de los cómic de aventuras del pasado no eran geniales, ni mucho menos. Y segundo, porque como sucedió en este caso con los intentos de darle al personaje nueva vida en los ochenta, incluso su valor se deteriora notablemente cuando se rompen las que fueron sus señas de identidad. Ahora bien, sin duda tanto su guionista, Víctor Mora, como el dibujante primero de la serie, Ambrós, merecen ser recordados. Igual que, de paso, no se han de olvidar ni el personaje ni el autor que los precedió en el cómic español, El guerrero del Antifaz, de Manuel Gago, un héroe con recursos parecidos y que hoy sería furibundamente censurado como políticamente hiperincorrecto (igual que su sucesor).

Enviar Imprimir
Martin-Alix02.jpg
miércoles, 19 de julio de 2006

Como en semanas atrás hablé de algunos libros relacionados con el mundo clásico, no está de más recordar unos álbumes de cómic que hoy, cuando ya no es nada fácil encontrarlos, siguen contando con adeptos entusiastas que los buscan para comprarlos a sus hijos: los protagonizados por Álix y firmados por Jacques Martin, uno de los ayudantes destacados de Hergé en Tintín.

Además, quien esté interesado en el estilo minucioso del autor, como quienes tengan interés en álbumes de conocimientos acerca del mundo antiguo, disfrutarán con los álbumes que Martin firma, junto con su discípulo Rafael Moralès, en torno al antiguo Egipto. En estos casos no hay aventuras y Álix sólo aparece como espectador: por ejemplo, a la derecha, contemplando los colosos osíricos al norte del primer patio del templo de Ramsés III.

Jacques Martin y Rafael Moralès. Egipto - Los viajes de Alix (2003). Barcelona: Glénat, 2004; dos álbumes, 56 pp.; trad. de Lucas Vermal Ahumada; ISBN: 84-8449-496-9 y 84-8449-497-7.

Enviar Imprimir
publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo