Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Notas del archivo 'Álbumes (emociones infantiles: temores)' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
Archivo por temas:
JamesWildLucy.jpg
lunes, 20 de marzo de 2017

Lucy Goosey, de las australianas Ann James y Margaret Wild, es otro álbum más con una fórmula que nunca falla si se hace bien: la de reafirmar, al lector pequeño, el amor incondicional que les tienen sus madres. Es un relato que bien podría estar inspirado en el de la vieja Okka: la pequeña Lucy no se atreve a unirse a las demás ocas cuando emprenden su migración y se oculta. Pero su madre la espera y le da confianza… Las ilustraciones pictóricas transmiten bien los sentimientos de los personajes. La narración con palabras es sobria pero con los toques poéticos justos. Tal vez se podrían haber evitado los párrafos que van en negro sobre fondos oscuros para mejorar la legibilidad.

Ann James. Lucy Goosey (2014). Texto de Margaret Wild. Salamanca: Lóguez, 2016; 36 pp.; col. Rosa y manzana; trad. de Ester Sebastián López; ISBN: 978-84-942733-6-0. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
MartinDesbordesMiAmor2.jpg
lunes, 6 de marzo de 2017

Un tipo de álbumes muy populares son aquellos en los que los padres desean reafirmar a los hijos que no han de temer que algún día dejen de quererles. De ese tipo son, entre otros, Siempre te querré o Siempre pienso en ti. Uno nuevo en esa dirección, destacable por su claridad narrativa y compositiva, es Mi amor, de Pauline Martin y Astrid Desbordes. Las ilustraciones son dibujos sencillos y claros sobre fondo blanco, una fórmula que nunca falla si «el guión» es bueno. La estructura se apoya en unos textos bien pensados, que pueden apreciar igualmente bien los lectores niños y los lectores adultos (cosa que no es nada fácil), y que propician que se presenten sucesivas oposiciones entre páginas izquierdas y derechas: «te quiero cuando te parece que quiero / y cuando parece que no»; «te quiero cuando piensas en mí / y cuando te olvidas de mí», etc.

Pauline Martin. Mi amor (Mon amour, 2015). Texto de Astrid Desbordes. Madrid: Kókinos, 2016; 39 pp.; trad. de Esther Rubio; ISBN: 978-84-16126-52-1. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
MourrainCaliGuis.jpg
lunes, 13 de febrero de 2017

Los niños son siempre seres que se ven a sí mismos como pequeños frente al mundo pues físicamente lo son. Por eso conectan bien con los relatos cuyos héroes son bajitos y en los que lo que parecía un inconveniente acaba revelándose como una ventaja. Sobre eso trata también Guisante, de Sébastien Mourrain y Davide Cali, un álbum que, aunque no sea genial, es eficaz pues tiene un texto amable y unas imágenes graciosas. A su diminuto héroe, Guisante, lo vemos en escenas sucesivas, que lo presentan haciendo todo tipo de cosas con las que nos damos cuenta de su verdadero tamaño. Se ve que lo pasa mal…, pues se nos dice que no jugaba con otros niños y se pasaba el tiempo dibujando, hasta una conclusión satisfactoria y una moraleja: el tamaño no dice nada de las cualidades y el talento.

Sébastien Mourrain. Guisante (Petit pois, 2016). Texto de Davide Cali. Zaragoza: Edelvives, 2016; 36 pp.; trad. de Elena Gallo Krahe; ISBN: 978-84-140-0575-0. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
SoléLunaJuan.JPG
martes, 24 de noviembre de 2015

Que vuelvan a las librerías los mejores álbumes españoles del pasado, como La luna de Juan, un relato de 1982 de Carme Solé, es una buena noticia. En él se cuenta que Juan, un niño que vive con su padre, pescador, va en busca de la Luna cuando su padre cae enfermo de gravedad. Es un relato cuya poesía viene, más que del argumento, de la calidez de unas ilustraciones que transmiten afecto hacia el pequeño protagonista.

Carme Solé. La luna de Juan (La lluna d’en Joan, 1982). Pontevedra: Kalandraka, 2015; 32 pp.; col. Libros para soñar; trad. de Fabricio Caivano; ISBN: 978-84-8464-933-5. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
SoleRodenasIliana2.jpg
martes, 27 de octubre de 2015

Iliana, la niña que escuchaba al viento, de Carme Solé Vendrell y Antonia Ródenas, es un álbum emotivo, igual que otros de las autoras, que aborda bien un tema difícil. Comienza presentando a la protagonista: «Iliana era una niña gitana de pelo como el cobre viejo y ojos oscuros y brillantes». En tres dobles páginas se cuenta lo unida que se siente a su madre. Después, cuando tiene 9 años, su madre fallece. Logra superar su dolor gracias a su abuela y a la amistad con otra niña.

Las ilustraciones respiran calidez y naturalidad. Unas son a doble página, con las figuras en la derecha y la narración con palabras en la izquierda, y otras van sólo en la página derecha mientras el texto también ocupa la izquierda. La historia es esperanzadora para la protagonista y, por tanto, también para los lectores: los comentarios de la abuela a Iliana, de que su madre siempre la cuidará y estará con ella aunque no la pueda abrazar del mismo modo que antes, son los que le permiten, poco a poco, recuperar la alegría.

Carme Solé Vendrell. Iliana, la niña que escuchaba al viento (2015). Texto de Antonia Ródenas. Madrid: Bruño, 2015; 26 pp.; ISBN: 978-84-696-0354-3. [
Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
RuedaAveces.JPG
martes, 24 de marzo de 2015

A veces,
de Claudia Rueda, es un muy buen álbum que habla de las emociones oscilantes de una chica que crece y que podríamos poner en línea con, por ejemplo, Noche de tormenta o Espejo.

En todas las páginas derechas, detrás de un marco barroco ovalado típico, vemos trozos de espejo en los que se ve la cara de la misma niña, pero con distintos aspectos. Estos responden al breve texto que va en la página izquierda —«A veces te gusta lo ves», «y otras no quisieras abrir los ojos», por ejemplo— y se reflejan, por supuesto en las caras de la chica pero, también, en la posición o en algún rasgo del espejo —más pequeño o más grande, más fuera o más dentro del marco, arañado o más desvaído…—.

Es destacable la sencillez de la confección, tanto porque los textos son justos y en ellos no hay derivas poéticas que podrían sonar a falso, como por la misma composición de cada ilustración y de todo el álbum. Además, son excelentes las dos dobles páginas del desenlace.

Claudia Rueda. A veces (2012). Barcelona: Océano travesía, 2012; 36 pp.; ISBN: 978-84-494-4638-2. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
UrberuagaAndreCarlota2.jpg
lunes, 9 de febrero de 2015

Carlota no dice ni pío, con ilustraciones de Emilio Urberuaga para un relato de José Carlos Andrés, trata sobre una niña que no hablaba. Le bastaba poner cara de hambre, o cara de «estoy cansada y no tengo ganas de correr» o cara de lo que fuera, y todos la entendían. Hasta que un día se quedó encerrada en una habitación llena de frascos y botes…

Un simpático relato más de los que hablan de superar pequeños temores o dificultades en el crecimiento. Las imágenes acentúan la singularidad de la protagonista, tan semejante físicamente a otras del ilustrador como, por ejemplo, Paula. Además, hay una historia distinta que sólo figura en las imágenes: la del ratón Tom, que no parece sufrir los problemas y temores de su amiga Carlota.

Emilio Urberuaga. Carlota no dice ni pío (2014). Texto de José Carlos Andrés. Madrid: NubeOcho, 2014; 34 pp.; ISBN: 978-84-942929-3-4. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
RaschkaRugeLe2.jpg
lunes, 15 de diciembre de 2014

Esperaba más de Cuando ruge el león, con ilustraciones de Chris Raschka y texto de Robie H. Harris, un álbum confeccionado para tratar con miedos infantiles. Es sencillo: en acuarelas como esbozadas, casi sin contornos y con aires un poco retro, las primeras dobles páginas presentan un niño que se asusta cuando ruge el león, cuando el mono chilla, cuando suena la sirena, cuando papá grita, cuando mamá se enfada, etc. Luego el niño grita «¡Vete, susto!» y, a partir de ahí, cuando el perro duerme, cuando mamá canta, etc., ya se siente bien. El álbum puede funcionar con algunos lectores, debido a que conecten bien con su tema y con su modo de plantear las cosas, o debido al trabajo de quien comparta el álbum con el niño, pero las figuras no son atractivas del todo y al miniargumento le falta consistencia.

Chris Raschka. Cuando ruge el león (When Lions Roar, 2013). Texto de Robie H. Harris. Barcelona: Corimbo, 2014; 32 pp.; trad. de Macarena Salas; ISBN:978-84-8470-690-4. [Vista del álbum en amazon.es]

Enviar Imprimir
GravettMiedosR2.jpg
lunes, 4 de agosto de 2014

Actualización en febrero de 2016.

En agosto de 2014 escribí que, así como hay libros que, sorprendentemente, no están editados en castellano, hay otros que se comprende bien que no lo estén. Y ponía como ejemplo Little mouses: big book of fears, de Emily Gravett, del que decía que era imposible de traducir y editar en otro idioma distinto del original pues, prácticamente, habría que rehacer todas las ilustraciones y repensar todos los textos. Pues bien, el año 2015 se ha publicado al fin en castellano, muy bien trasladados tanto el texto como las ilustraciones, con el título El gran libro de los miedos del ratoncito.

El ratón, cuyo dibujo vemos en cada doble página y que es el único personaje dibujado por completo, nos habla de los miedos que tiene: uno en cada doble página, a las arañas, a los monstruos debajo de la cama, a los cuchillos, etc. Además, en la parte superior de cada página, se indican miedos posibles que, a veces, coinciden con el del ratón (como la aracnofobia) pero a veces no exactamente (como la panofobia, miedo de cualquier cosa). En las ilustraciones los fondos son de dibujos esbozados, hay collages, planos con anotaciones a mano, cortes reales en las páginas que a veces simulan ser de papel quemado, mucho texto a mano con tachaduras… El final del álbum es excelente: un miedo más, pero no precisamente del ratoncillo.

Se puede discutir, eso sí, si es un libro para niños o un libro para mayores: el humor y el talento de la autora, en este caso, están al servicio de un texto y de unas ilustraciones que pueden decir poco a unos y encantar sin embargo a otros, más atentos a la sofisticación de las ilustraciones o a los guiños posmodernos e irónicos del texto.

Emily Gravett. El gran libro de los miedos del ratoncito (Little mouses: big book of fears, 2007). Barcelona: Picarona, 2015; 30 pp.; trad. de Raquel Mosquera García; ISBN: 978-84-16117-44-4. [Vista del álbum en amazon.es]


Enviar Imprimir
SerranoSafrech2.jpg
martes, 8 de abril de 2014

Otro álbum importante de los que se publicaron en España en los noventa, y que tampoco está en el mercado, creo, es El temible Safrech, de Javier Serrano y Ricardo Alcántara. Es un buen relato sobre miedos infantiles y el poder curativo de la risa.

Enviar Imprimir
GustiAdios2.jpg
lunes, 7 de abril de 2014

Entre los álbumes valiosos publicados en España hace tiempo, y que ahora no están en el mercado, uno que todavía no había puesto aquí todavía es Adiós, ¡y buena suerte!, de Gusti y Ricardo AlcántaraEs una historia que plantea bien el temor que siempre produce dejar atrás algunas seguridades.

Enviar Imprimir
UrberArjSoyP2.jpg
lunes, 10 de marzo de 2014

Soy pequeñito, un texto poético de Juan Arjona ilustrado por Emilio Urberuaga, tiene como protagonista un niño que, al vivir entre adultos, se sabe pequeño y ha de mirar hacia arriba. «Como soy pequeñito», dice, «la noche se me hace muy oscura y enciendo la luz por si acaso el monstruo del armario tiene miedo». Las sucesivas dobles páginas presentan varios momentos de su vida: la cama se le hace desierto inmenso, la lluvia se le hace río caudaloso, el escalón se le hace montaña escarpada, el parque se le hace selva peligrosa, el perro se le hace lobo salvaje… El álbum tiene una estructura eficaz: en la primera parte se da voz al niño y en la segunda parte se vuelven a mostrar las mismas escenas pero desde otra perspectiva.

Emilio Urberuaga. Soy pequeñito (2013). Texto de Juan Arjona. Barcelona: A Buen Paso, 2013; 28 pp.; ISBN: 978-84-941579-2-9.

Enviar Imprimir
NaraPerrito2.jpg
lunes, 10 de febrero de 2014

No sabía quien era Yoshitomo Nara, un conocido artista pop japonés, hasta ver el álbum El perrito que quería tener amigos, su primer libro infantil. Me ha dejado la impresión de que se publica por ser su autor alguien conocido y, por tanto, con un público que le sigue, pero que ningún editor de álbumes lo hubiera publicado, sin más, si viniera de la mano de un autor novel.

En él casi no se cuenta ninguna historia. Simplemente se muestra un perro gigante que se siente solo hasta que una niña muy pequeña lo encuentra y se hace su amiga. La narración, como tal, no dice más. La intención del autor parece estar en la bienintencionada exhortación final: «aunque tú también estés solo y te sientas muy triste, seguro que hay alguien en algún lugar que está esperando conocerte. ¡Lo que importa es que no dejes de buscar!».

Ni el argumento ni el álbum, como tales, tienen más interés que su tono afectuoso y alentador. Con todo, puede gustar pues atraen algunas imágenes: las del perro protagonista o las que contrastan su tamaño enorme con la pequeñez de la niña. El autor usa trazos gruesos para dibujar sus figuras y usa bien el recurso cinematográfico de poner primeros planos alternos de las caras del perro y de la niña mostrando sus emociones al estar frente a frente.

Yoshitomo Nara. El perrito que quería tener amigos (Lonesome Puppy, 1999). Granada: Barbara Fiore, 2013; 33 pp.; trad. de Marina Bornas; ISBN: 978-84-15208-36-5.

Enviar Imprimir
AmargoAbrilResd2.jpg
lunes, 12 de agosto de 2013

Un álbum de hace tiempo sobre un niño acomplejado que se refugia en un mundo propio es Resdán, de Pablo Amargo y Paco Abril.

Enviar Imprimir
GlioriSiempreT2.jpg
lunes, 29 de julio de 2013

Otro álbum que no estaba aún puesto aquí pero que cito en Emociones en construcción, porque habla de la importancia que tiene para los niños sentirse seguros del afecto de sus padres: Siempre te querré, de Debi Gliori.

Enviar Imprimir
AruegoDeweyLizard2.jpg
lunes, 18 de febrero de 2013

Un personaje pícaro, de distinto tipo al de un álbum que cité semanas atrás, lo encontramos en Lizard's Home, otro libro excelente no editado en castellano, de los ilustradores José Aruego y Ariane Dewey, y George Shannon.

Enviar Imprimir
LiaoNosoyPerf2.jpg
miércoles, 5 de diciembre de 2012

Jimmy Liao es un autor que tiene un estilo propio reconocible no sólo por sus imágenes sino, también, por los contenidos y enfoques de sus álbumes. Un ejemplo más está en No soy perfecta, un álbum parecido a Soy feliz pero tomando las cosas desde otra perspectiva. Da idea del contenido la dedicatoria: «Este libro está dedicado a los niños y adultos que han dejado de buscar un mundo perfecto».

Casi todas las ilustraciones son caras, muchas de la protagonista principal, Perfecta Nueno, y otras de amigos o primos, que aparecen recuadradas en el centro de cada página. Cada una tiene una frase de presentación arriba —«Este es un primer plano perfecto», «Esta es una prima perfecta», etc.— y un comentario más largo, abajo, en primera persona. Hay algunas ilustraciones a doble página: unas recopilan las ilustraciones pequeñitas que suelen ir en alguna esquina de las páginas previas; otras contienen frases de alguien famoso —por ejemplo, la primera es de Dalí: «No temas la perfección, nunca la alcanzarás»—, que van acompañadas de algún comentario biográfico del personaje; y otras son «perfiles de perfección», donde hay como tablas de evaluación de la pobre Perfecta.

Reconozco que, aunque la insistencia de Liao, libro tras libro, en cosas tan parecidas, puede cansar, su talento gráfico hace que todo se lleve muy bien. Por otra parte, abundan los golpes de buen humor y, a pesar de las térmicas que a veces coge para elevarse no se sabe dónde, sin duda sus libros son muchísimo mejores y más enriquecedores que los de autoayuda. Supongo que la multitud de caras y aspectos con las que vemos a la protagonista tiene mucho de desfile de modelos, o de disfraces: tal vez una manifestación más de cómo el mundo posmoderno, a la vez autosatisfecho e incómodo consigo mismo, propone continuos cambios de imagen.

Jimmy Liao. No soy perfecta (2011). Granada: Barbara Fiore, 2012; 132 pp.; trad. de Jordi Ainaud i Escudero; ISBN: 978-84-15208-25-9.

Enviar Imprimir
LiaoSoyFeliz2.jpg
martes, 29 de mayo de 2012

Soy feliz,
de Jimmy Liao, viene a ser un catálogo de preocupaciones, formuladas de modo amable y humorístico, como con la intención de relativizarlas y verlas de modo positivo. A lo largo de sus páginas asistimos a multitud de momentos de la vida, unos realistas y otros imaginativos, donde aparecen inquietudes de toda clase: unas muy tontas, otras más serias, otras trascendentes; unas de niño, otras de joven, otras de adulto. Se formulan a veces en primera persona, por la misma figura que vemos en la imagen; a veces en segunda, como por parte del adulto que ve al niño de la ilustración y se dirige a él; a veces en tercera por parte de un narrador externo.

Normalmente cada escena muestra una preocupación. Algunas ilustraciones ocupan la doble página completa, otras los dos tercios de la doble página, en otros casos hay dos, tres y hasta seis viñetas en cada página. En algunas ocasiones son dos las imágenes en contraste, como dos instantes de la vida del mismo personaje. También hay dobles páginas con afirmaciones por decenas del tipo: «me preocupa que los tigres se extingan», «me preocupa que el congelador no funcione», «me preocupa que mis hijos se conviertan en drogadictos»… Quien conozca los demás libros de Liao verá que no hay temas nuevos en este y que, como en otros álbumes suyos, tampoco parece tener aquí la intención de formular una historia coherente.

Jimmy Liao. Soy feliz (Don’t Worry, Be Happy, 2011). Granada: Barbara Fiore, 2012; 128 pp.; trad. de Jordi Ainaud i Escudero; ISBN: 978-84-15208-19-8.

Enviar Imprimir
WattArdMieNoche.JPG
lunes, 9 de enero de 2012

La Ardilla Miedosa por la noche,
de Melanie Watt, vuelve a los mismos temas y recursos de los anteriores libros de la protagonista. Esta vez vemos que no quiere tener pesadillas por la noche: tiene todo un catálogo de los seres que no quiere que se le aparezcan y una lista de tareas para no dormirse pero, entonces, también se nos ofrece una colección de los efectos secundarios de pasar las noches en blanco… Como los relatos previos también este resulta gracioso y supongo que práctico para quienes tengan parecidas inquietudes.

Otro libro de la misma ilustradora con un registro distinto es Chester, un gato presumido que interfiere con el trabajo de la autora, bastante maleducadamente, para ocupar en exclusiva el primer plano y quitárselo al ratón que, al principio, era el protagonista. Tiene chispa y se alinea con las historias que, como Johanna en el tren, convierten al autor en un personaje más del relato. Aunque sea ya conocido, está bien el efecto portada-contraportada de gato y ratón.

Mélanie Watt. La Ardilla Miedosa por la noche (Scaredy Squirrell at night, 2009). Madrid: Almadraba, 2011; 32 pp.; trad. de Rosa Pérez; ISBN: 978-84-92702-89-3.
Mélanie Watt. Chester (2007). México D.F., SM: 2010; 32 pp.; trad. de María Cristina Vargas; ISBN: 978-607-471-508-8.

Enviar Imprimir
HaughtonBitLost.jpg
lunes, 24 de octubre de 2011

Por la simpatía de la historia y por su magnífica composición como álbum, me ha gustado mucho Un poco perdido, el primer álbum de Chris Haughton. Es una nueva versión, divertida y reconfortante, del tema de la inquietud del niño cuando se pierde, como por ejemplo en En casa antes de anochecer, entre otros álbumes de Ian Beck.

Enviar Imprimir
WattArdillaMiedosa.jpg
lunes, 3 de mayo de 2010

La Ardilla Miedosa
y La Ardilla Miedosa encuentra un amigo, de Melanie Watt, son álbumes muy divertidos con una protagonista realmente graciosa. En el primero conocemos a Miedosa, una ardilla superprudente: nunca se aleja de su roble y tiene medido todo lo que ha de hacer incluso en caso de que surja un imprevisto. En el segundo sabemos también que no tiene amigos porque prefiere vivir sola a correr el riesgo de tropezar con alguien peligroso que le podría morder.

Relatos que, aunque no tuvieran unas buenas ilustraciones, que las tienen, serían muy eficaces. El narrador despliega bien todas las explicaciones —con gráficos y esquemas y listas— de las previsiones de Miedosa; da ordenadamente todos los motivos y todos los cálculos de la protagonista para obrar tal como ha pensado, y finalmente cómo algo termina cambiando sus planes y ha de reacomodarse a la nueva situación. La secuencia de las ilustraciones es excelente y algunos toques incidentales —como el del ambientador de pino— añaden más buen humor.

Quien lo desee puede verlos también como mini-relatos para combatir agobios y desenmascarar autoengaños, para impulsar los deseos de abrirse a los demás y favorecer la confianza en uno mismo, etcétera.

Melanie Watt. La Ardilla Miedosa (Scaredy Squirrel, 2006) y La Ardilla Miedosa encuentra un amigo (Scaredy Squirrel Makes a Friend, 2007). Madrid: Almadraba, 2010; 40 y 30 pp.; trad. de Alberto Clavería; ISBN: 978-84-9270-245-9.

Enviar Imprimir
JungeSerQuinto.jpg
lunes, 27 de julio de 2009

Ser quinto
,
de Norman Junge y Ernst Jandl es un álbum estupendo: un mini-relato intenso y unas ilustraciones económicas y bien pensadas. Un ejemplo de cómo algunos autores eligen no contar lo que para otros sería el núcleo de la historia y así ponen a trabajar la imaginación del lector-espectador.

Enviar Imprimir
HenkesPrudencia.jpg
lunes, 27 de agosto de 2007

Después de un chico agobiado como Leo, y de uno angustiado como Ramón, ahora es el turno de Prudencia se preocupa, un álbum de un experto en relatos para prelectores como Kevin Henkes, que da una solución diferente.

Enviar Imprimir
BrownePreocupón.jpg
lunes, 6 de agosto de 2007

Hay autores que no le cogen el punto a los álbumes ilustrados. Hay otros, sin embargo, que se mueven en ese medio como peces en el agua. Entre ellos está Anthony Browne, que consigue que todos sus álbumes interesen y gusten, aunque no con todos alcance igual altura, como es lógico. Recientemente ha llegado a las librerías Ramón preocupón, una historia simpática sobre un chico tan agobiado como Leo.

Enviar Imprimir
ReynoldsLeos.jpg
lunes, 30 de abril de 2007

No tanto como El punto, pero me ha gustado Leos, de Peter Reynolds, un autor que sabe narrar muy bien con dibujos sencillos, parecidos a los de Quentin Blake o Jean Sempé. Leo es un chico muy ocupado que hace listas de cosas pendientes hasta que, un día, para remediar sus agobios aparece otro Leo que hace más cosas, y cuando siguen los agobios, aparece otro Leo más, etc. El autor compone una historia que se acelera y coge formato de cómic según van apareciendo más Leos en acción... Y la concluye bien, con un mensaje final bien traído.

Peter H. Reynolds. Leos (So Few of Me, 2006). Barcelona: Serres, 2006; 30 pp.; col. Mira y aprende; trad. de Raquel Mancera; ISBN: 84-7871-653-X. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
martes, 17 de enero de 2006

En su momento mencioné, como uno de los mejores álbumes del año pasado, El árbol rojo, del australiano Shaun Tan.

Enviar Imprimir
Feiffer-Heide01#001.jpg
lunes, 23 de mayo de 2005

La fuerza y la debilidad de algunos álbumes ilustrados es que sólo presentan instantáneas en las que un lector, niño o no tan niño, puede reconocerse. Sus autores persiguen un objetivo limitado: avivar la capacidad de reírse de uno mismo, ayudar a superar complejos y temores. Y, de paso, mostrar el talento del dibujante. Es el caso de ¡Qué horror!, breves textos de Florence Parry Heide a los que pone dibujos el veterano Jules Feiffer. En ambos casos, sin embargo, más interés tienen los otros libros que menciono en sus reseñas.

Enviar Imprimir
publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo