Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Notas del archivo 'Novelas de vida diaria (animales)' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
Archivo por temas:
TimmRudi2.jpg
miércoles, 6 de mayo de 2015

Hace ya tiempo leí esta elogiosa reseña sobre Rudi, el cerdito de carreras, un relato del alemán Uwe Timm no editado en España pero sí en México. Así que tomé nota y, recientemente, he podido leerlo: me ha parecido un relato divertido —con un narrador conseguido y muchas escenas graciosas—, y poco común en su enfoque y en los giros que va dando el argumento.

Una familia alemana. El padre es egiptólogo pero está en paro; la madre es profesora; y los tres niños son: el narrador, que tiene catorce años, y sus dos hermanas pequeñas, Betti, un año menor, y Zuppi, de cinco años. Cuando Zuppi gana un premio en la fiesta de un pueblo, que consiste en un cerdito pequeño al que llaman Rudi, comienza la historia. El relato narra, entre otras cosas, las resistencias de los padres a tener el cerdo en casa pero cómo, al fin, acceden; luego siguen los problemas con el dueño de la vivienda por ese motivo y el traslado de todos a la vivienda del cuidador de un campo de fútbol; allí hacen el descubrimiento de que Rudi es una gran mascota para el equipo local y, luego, un gran cerdo de competición…

Está bien pintada la relación entre padres e hijos: amable pero realista cuando muestra los enfados entre unos y otros por distintos motivos. El argumento tiene tensión: las peripecias de la familia con Rudi son, a la vez, cómicas y creíbles; y el futuro de Rudi se acaba resolviendo satisfactoriamente. Se puede añadir, también, que el narrador es certero en muchos comentarios que cabría llamar marginales: por ejemplo, al principio, habla de que sus padres fueron, con ellos, «a hacer algo que a los niños no nos gusta nada: dimos una caminata por la naturaleza. Horrible. Estuvimos dando vueltas por los alrededores, y mis padres decían cada dos minutos: “Miren qué maravilla”. Se paraban y señalaban con el dedo alguna colina o algún árbol esperando que nos entusiasmáramos, ¿pero qué se puede decir sobre una colina?».

Uwe Timm. Rudi, el cerdito de carreras (Rennschwein Rudi Rüssel, 1989). México: Fondo de Cultura Económica, 2012; 150 pp.; col. A la Orilla del Viento; ilust. de Axel Scheffler; trad. de Margarita Santos Cuesta; ISBN: 978-607-16-1170-3. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
NorthRascal.jpg
miércoles, 27 de octubre de 2010

Entre las novelas de niños entusiastas de los animales y de la naturaleza, Rascal, mi tremendo mapache, de Sterling North, es ya un clásico. Es un relato ameno, con mucha información, y unos protagonistas atractivos. Además, tiene ilustraciones de John Schoenherr, fallecido este año.

Enviar Imprimir
DuncanHotelPerros.jpg
miércoles, 6 de octubre de 2010

Hotel para perros,
de Lois Duncan, es un relato de 1971 del que se hizo una película hace poco. Según parece, con ese motivo se cambiaron algunas cosas en la novela original: nombres de personajes, trabajo profesional de la madre de los niños, y algunos toques modernos —como la cámara digital del chico protagonista—.

La familia de Andi, una niña de once años, y Bruce, unos trece, debe trasladarse de ciudad con motivo del nuevo trabajo de su padre. Han de vivir en casa de su tía-abuela Alice, alérgica a los perros y, por eso, deben dejar a su perro atrás. Pero Andi y Bruce encuentran una perra que acaba de tener cachorros y, al no poder alojarlos en su casa, los acomodan en una casa vecina vacía sin que nadie lo sepa. Y, poco a poco, otros perros irán uniéndose a los primeros. El enemigo que tendrán será un vecino, compañero de Bruce, que tiene un perro al que maltrata y que también abusa de sus compañeros, pero que sabe presentarse como un chico ejemplar ante todos los adultos.

La historia tiene gracia pues su autora tiene oficio. Aparte del atractivo para quienes les gusten los perros, el personaje de Andi resulta simpático, aunque a veces su conversación y su comportamiento suenen más que dudosos en una niña de once años. Pero, si nos olvidamos del aspecto comercial de la cuestión, mejor hubiera sido dejar que la novela reflejase su ambiente original pues en esta versión modernizada hay cosas que no encajan: en particular, hay aspectos del comportamiento de los niños que son lógicos en los años sesenta del siglo pasado pero que son chocantes si la historia se sitúa varias décadas después.

Lois Duncan. Hotel para perros (Hotel for Dogs, 1971). Madrid: Espasa, 2009; 180 pp.; trad. de Isabel Murillo; ISBN: 978-84-670-3064-8.

Enviar Imprimir
GipsonOldYeller.jpg
miércoles, 14 de julio de 2010

Mi compañero Gruñón
,
de Fred Gipson, es un popular libro norteamericano del sub-sugénero amistad entre niño y perro, que se publicó hace años en España y ahora está descatalogado. Es divertido, es emotivo, tiene tensión, y, con todo, resulta una narración equilibrada. En la red de bibliotecas públicas españolas, ahora mismo, hay tres ejemplares en castellano y unos cuantos más en inglés.

Enviar Imprimir
RawlingsYearling.jpg
jueves, 8 de julio de 2010

El despertar
,
de Marjorie Kinnan Rawlings, es una de esas novelas que dan mucho más de lo que, a primera vista, promete su argumento: la vida dura de una familia de colonos en Florida a finales del siglo XIX, la relación particular entre el niño y un cervatillo al que ve crecer. Tienen altura literaria y humana la forma de contar las cosas y, en especial, cómo el protagonista descubre la necesidad de madurar y dejar atrás la infancia. Pero hace tiempo que la edición española está descatalogada.

Enviar Imprimir
CescoCaballo.jpg
miércoles, 16 de junio de 2010

Años atrás leí varios libros de Federica de Cesco. De todos ellos seleccioné, para Bienvenidos a la Fiesta (libro) Bajo el viento de la Camarga, un relato antiguo que me pareció que tenía autenticidad. Esto es lo que, a mi modo de ver, no hay en El niño que soñaba con un caballo, un relato recientemente publicado en castellano.

Feria de Abril en Sevilla. Felipe, doce años, desea un caballo a toda costa y le gusta dibujar caballos. Un día ve, montada en un caballo como el de sus dibujos, a una niña de once años, gitana (sin él saber que lo es: algo que parece raro en un chico sevillano), que se llama Alba, y charla con ella. Más tarde, cuando un amigo le dice a Felipe que los gitanos venden caballos, pide a su padre que se lo compre. Su padre, un hombre iracundo, al principio no quiere pero, al fin, accede, para encontrarse con que ni Alba ni su madre quieren vender el caballo.

La historia tiene tensión, está bien retratado el sufrimiento de Pablo por el alejamiento de su madre y por el nuevo noviazgo de su padre, y algunos toques ambientales suenan correctos. Pero están muy marcados los trazos caricaturescos de los personajes cuyos comportamientos se desean criticar, y resulta muy obvia la intención de combatir los tópicos antigitanos —aunque al presentar a los gitanos como seres excepcionales y no como gente normal me parece que se logra el efecto contrario—. Además, debo confesar que no llevo bien los consejos a lo Paulo Coehlo que da la madre gitana, Reyes, a Felipe. Una vez le dice: «Estás en la encrucijada de un camino. Atiende la llamada de tu corazón y encontrarás la senda correcta». Otra, más adelante, insiste: «Quien obedece los mandamientos de su corazón, con toda seguridad no se aleja nunca del camino de la justicia». También chirría mucho la clarividencia de Luna: «tienes que quitarte las rejas de la cabeza», le dice a Felipe, «sólo si amas la tierra como a tu verdadera madre y consideras a los animales y a las plantas sus hijos, serás un gitano y te sentirás libre toda tu vida». Demasiado para mí.

Federica de Cesco. El niño que soñaba con un caballo (Der Schicksalsritt, 2006). Madrid: Siruela, 2010; 189 pp.; col. ; trad. de Ángeles Camargo; ISBN: 978-84-9841-364-9.

Enviar Imprimir
MowatDogWouldnt.jpg
martes, 6 de abril de 2010

En la estela de grandes autores canadienses de relatos sobre la vida en la naturaleza ocupa un lugar importante Farley Mowat, autor de muchos libros entre los que se cuenta un divertido relato, bastante autobiográfico según parece, sobre un perro excepcional que tuvo en su infancia: Más que un perro. A la derecha, portada de una edición americana, pues la española creo que está descatalogada.

Enviar Imprimir
MankellGato.jpg
martes, 1 de septiembre de 2009

Me ha gustado El gato al que le gustaba la lluvia, un relato para niños de Henning Mankell, escrito en 1992 y publicado hace un año en España. Está bien tratada la cuestión del afecto que un niño puede sentir hacia un animal aunque siempre me sorprende lo reflexivos que parecen los niños suecos.

Enviar Imprimir
YaniukPerro.jpg
miércoles, 12 de noviembre de 2008

Muchos relatos israelíes me atrajeron en el pasado, aunque les viera defectos, porque presentaban personajes singulares a los que valía la pena conocer. Lo mismo me ha sucedido con Wasserman: historia de un perro, de Yoram Kaniuk.

Talia, una chica de catorce años, cuenta su encuentro con un perro muy malherido al que decide llamar Wasserman y cómo, con ayuda de sus padres, del doctor Steiner y de su amigo Guidi, logra recuperarlo. Más adelante descubre que Wasserman canta cuando escucha música: esto le hace famoso pero también atrae a su antiguo propietario.

Sobre todo al principio, el relato es artificial porque alarga descripciones y situaciones como queriendo literaturizarlo todo. También, el modo en el que Talia trata y recoge al perro maltratado, si por un lado se presenta como admirable por lo que refleja de su amor a los animales y de su tozudez, por otro es de juzgado de guardia para los adultos que la rodean y se lo permiten. Luego, el amor del doctor Steiner a los animales es irracional: «Para mí los perros son seres como los humanos». Además, el escritor pone en boca de Talia comentarios más bien de adultos como este: «A padres y maestros les queda mucho por aprender de nosotros»; y le hace afirmar cosas como que «la arrogancia es lo contrario de la soberbia» (lo contrario, lo contrario..., no).

Pero la historia engancha, no sólo porque acabamos teniendo interés en qué pasará con Wasserman, sino porque los personajes son atractivos y consistentes, desde Talia y sus padres a otros más secundarios como la vecina viuda que se alimenta de las desdichas de los demás o el bondadoso doctor Steiner. Después, el modo que Talia tiene de ver a quienes le rodean, una mezcla de aspereza y ternura, de objetividad y compasión, es sobresaliente. Así, cuando habla de su madre dice: «Me encanta la vitalidad de pantera de mamá en los momentos de crisis. (...) En periodos de crisis, mamá se olvida de sus compulsivos dolores de cabeza y de sus miedos y se comporta como una líder de la nación». Y su personalidad fuerte, nada complaciente con el borreguismo ambiental, se ve aquí: «Me ponía furiosa el uso exagerado y ultrajante de la palabra amor. Le dije a mamá que cuando yo amara sería para toda la vida, y cuando besara sería para siempre, y ella me miró con inquietud. He visto suficientes películas y he leído suficientes libros para saber que uno acaba por acomodarse, pero yo no lo haré».

Yoram Kaniuk. Wasserman, historia de un perro (Wasserman, 1994). Madrid: Siruela, 2008; 182 pp.; col. Las tres edades; trad. de Roser Lluch i Oma; ISBN: 978-84-9841-175-1.

Enviar Imprimir
martes, 15 de julio de 2008

Maurice Sendak
contribuyó con sus ilustraciones al encanto de los relatos de Meindert Dejong, una de cuyas novelitas, La colina que canta, es sobre un niño y un caballo, y otra, ...Y entonces llegó un perro, obviamente sobre un perro, pero un tanto especial.

Enviar Imprimir
martes, 8 de julio de 2008

Un buen relato más sobre caballos: Misty de Chincoteague, de Marguerite Henry.

Enviar Imprimir
miércoles, 25 de junio de 2008

Y, siguiendo con libros ingleses ya clásicos, esta vez sobre perros, vale la pena conocer Lassie vuelve a casa, de Eric Knight, que muchos recordarán por la película y por la serie televisiva posteriores.

Enviar Imprimir
miércoles, 18 de junio de 2008

Un buen relato español de hace años sobre un chico entusiasmado con un caballo extraordinario: Dardo, el caballo del bosque, de Rafael Morales.

Enviar Imprimir
martes, 16 de agosto de 2005

Un libro para primeros lectores, realista y subyugante con todo lo improbable que puedan resultar algunos extremos de lo que se cuenta, es Stone Fox y la carrera de trineos, de John Reynolds Gardiner. Es una historia óptima para enganchar por completo a un lector primerizo, de las que hacen descubrir a un chico el placer de una lectura completamente absorbente.

Enviar Imprimir
miércoles, 13 de julio de 2005

Hace pocas semanas ha fallecido James Houston, un escritor y artista canadiense que dio a conocer muchos aspectos de la vida y el arte de los esquimales, con quienes vivió durante años. Es autor de algunas excelentes novelas cortas infantiles: Fuego helado: una historia de coraje y Garras largas: una aventura ártica.

Enviar Imprimir
publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo