Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Notas del archivo 'Aventuras' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
Archivo por temas:
WegeliusMonoA.jpg
jueves, 15 de marzo de 2018

El mono del asesino, de Jakob Wegelius, es un largo relato que continúa la novela gráfica La leyenda de Sally Jones pero en forma de relato tradicional. Sin embargo, comienza con diecisiete imágenes en blanco y negro y a página completa para presentar a todos los personajes importantes y tiene sugerentes ilustraciones al comienzo de cada capítulo. La misma Sally Jones es la narradora y su historia tiene tres partes: la primera en Lisboa; la segunda, un largo viaje a la India primero y, allí, su estancia en la corte del maharajá de Bhapur; la tercera, de regreso en Lisboa.

Todo comienza en 1908, cuando Sally Jones y el jefe Koskela están en Lisboa pues su carguero, el Hudson Queen, necesita reparación. Los contratan para recoger unos azulejos pero, en el destino, se dan cuenta de que son armas para una revuelta y la operación se frustra. A los pocos días Koskela encuentra a quien les contrató y, a los ojos de todos los presentes, después de una pelea lo arroja al mar. Koskela es acusado de asesinato y encarcelado y Sally Jones, «el mono del asesino», es perseguida. En su huida encuentra dos amigos que la protegen: el signor Fidardo, que posee un taller de reparación de instrumentos musicales en el que Sally Jones termina trabajando, y Ana Palacio, una mujer muy buena que acaba abriéndose camino como cantante. Ellos acaban compartiendo el interés de Sally Jones por probar la inocencia de Koskela. Así que, siguiendo la pista del hombre supuestamente asesinado por Koskela, Sally Jones termina yendo a la India, donde vive un tiempo con el maharajá de Bhapur, y al averiguar alli que aquel hombre acaba de volver a Lisboa también ella regresa.

La trama está bien construida. Los ambientes son variados y están bien descritos: barrios de Lisboa, barcos mercantes, talleres mecánicos de distinto tipo, etc. Los personajes que van apareciendo interesan: marineros, policías, un amable sepulturero, el asombroso maharajá y su madre, etc. Pero, sobre todo, Sally Jones es una heroína convincente y atípica: entiende lo que se le dice y puede escribir pero no es capaz de hablar; es de una bondad ingenua y es algo lenta para comprender las cosas; a pesar de su fortaleza, no se abre paso con golpes, ni tampoco tiene una gran sagacidad, y a veces se queda como paralizada por los acontecimientos; tiene a su favor que puede huir por los tejados y ocultarse bien, que tiene una extraordinaria habilidad para las reparaciones mecánicas del tipo que sea, y además le acaba resultado útil el hecho de haber aprendido a jugar al ajedrez. La novela no se cierra del todo: hay personajes, como un secreto admirador de Ana, que aparecen solo un momento; de otros, como de un marinero que traiciona a Sally Jones, desearíamos saber más; hay hilos que se abren que podrían tener continuidad; de hecho, quedan abiertas las puertas a nuevas narraciones.

Jakob Wegelius. El mono del asesino (Mördarens Apa, 2014). Pontevedra: Sushi Books, 2016; 618 pp.; trad. de Laura Osorio; ISBN: 978-84-15920-98-4. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
WegeliusSallyJ.jpg
miércoles, 3 de mayo de 2017

La leyenda de Sally Jones, del autor sueco Jakob Wegelius, es un libro magnífico con un formato de álbum estrecho y vertical. Tiene todo el sabor de las grandes novelas decimonónicas de aventuras y exploradores —como las de Verne o Salgari—, pero la función que allí cumplían las descripciones la cumplen aquí unas ricas ilustraciones que ocupan las páginas completas y en las que no faltan guiños literarios y gráficos. Tiene también el atractivo de que todo se cuenta bien y con sobriedad en uno o dos párrafos, no más, por página.

El argumento comienza, «hace cien años», con el nacimiento de la protagonista, un gorila hembra, en la selva tropical. Unos cazadores la capturan pronto y la venden al comerciante turco Ali Kazdim. Este la llama Sally Jones y la envía, disfrazada de bebé humano, a Estambul: es un regalo para su prometida. Pero esta no la quiere y Sally Jones es comprada entonces por la rica señora Schulz, que tiene en sus manos, según vemos en la imagen, Asesinato en la calle Morgue… Así que la señora Schulz adiestra a Sally, que aprende mucho y rápido, para convertirla en una magnífica ladrona de joyas. Después de muchos golpes con éxito la policía la captura y la interna en un zoo donde conoce al orangután Baba; más adelante los separan y Sally huye para terminar en un circo del que vuelve a escapar para liberar a Baba; acaban luego en un barco donde Sally se hace amiga del maquinista, Henry Koskela; más adelante llegan a una selva de Borneo donde vive con otros orangutanes como Baba…Y siguen pasando muchas cosas: entrarán y saldrán de su vida un comerciante bengalí, un naturalista holandés, un hostelero hindú…

A cada personaje que ocupa un lugar en la vida de Sally se le dedica una ilustración de página completa, igual que cada desplazamiento entre un lugar y otro se presenta con un mapa. Las emociones que desprende la historia se dejan a las imágenes que van mostrando, según sea el caso, pesadumbre, desconcierto, dolor, astucia… Sally es siempre bondadosa pero, según va conociendo más cosas de los hombres, aprende a buscarse la vida. Aunque abundan los pillos entre quienes trata, no falta una figura de referencia: la de Koskela, un buen hombre. Es instructivo el personaje del naturalista: un iluso que, por el hecho de descubrir a Sally en Borneo, piensa que hay gorilas en Borneo y lo publica como un gran descubrimiento. La historia tiene, además, un buen cierre.

Jakob Wegelius. La leyenda de Sally Jones (Legenden om Sally Jones. 2008). Cangas do Morrazo (Pontevedra): Sushi books, 2016; 108 pp.; trad. de Laura Osorio; ISBN: 978-84-15920-96-0. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
PlaceGigantes.jpg
miércoles, 12 de abril de 2017

Hace años, una temporada en la que leí muchos álbumes en pocos días, vi por encima Los últimos gigantes, de François Place. Tal vez por verlo junto con otros no lo aprecié todo lo que merecía: aunque pensé que los dibujos eran extraordinarios no me interesó la historia. Pero he vuelto a leerlo y verlo ahora con más calma, en una nueva edición conmemorativa, y tengo más claros mis motivos para la impresión que me causó entonces.

Un antropólogo llamado Archibald Leopold Ruthmore que ha encontrado un mapa o algo así en un diente de gigante, decide viajar en busca de los gigantes y sale de Inglaterra el año 1849. La primera parte del relato es su arduo viaje hasta dar con los gigantes, la segunda es su vida con ellos y sus descubrimientos sobre sus peculiaridades, la tercera es el regreso a su mundo y la publicación de sus investigaciones, y la cuarta…

El argumento del relato conecta con la idea ilustrada del «buen salvaje» y con la idea de cómo los occidentales destruimos los mundos inocentes que descubrimos incluso aunque nos mueva la buena voluntad, como a Ruthmore. No vale la pena entrar a discutir este tipo de cosas con ocasión de la crítica de un libro infantil, sólo dejar constancia de cómo se propagan algunas ideas simples al ser transmitidas en libros infantiles.

El valor del libro está en las magníficas ilustraciones, que reflejan al héroe como un nuevo Gulliver afanoso y entusiasmado entre los amables gigantes, y que juegan acertadamente con las perspectivas para convencer al lector de la verosimilitud de lo que se le cuenta. Lo que las ilustraciones no pueden transmitir —y ahí es donde creo que falla el argumento— son los elementos de tipo fantástico de los gigantes: sus cuerpos están recubiertos de tatuajes que se van dibujando solos de acuerdo con las vivencias que van teniendo. Al menos en mi opinión, no hubiera hecho falta embellecer más el relato —que por sí mismo recuerda, por ejemplo, Las minas del rey Salomón o El mundo perdido—, con maravillas más asombrosas todavía que la misma existencia de los gigantes en un lugar desconocido.

François Place. Los últimos gigantes (Les Derniers Géants, 1992). Barcelona: Ekaré, 2016; 78 pp.; trad. de Leopoldo Iribarren; ISBN 84-89396-50-7. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
ConradDuelo.JPG
sábado, 15 de febrero de 2014

El duelo es una narración algo distinta de las demás de Joseph Conrad: por sus escenarios, por su tema, y porque no contiene digresiones sino que se ciñe casi totalmente a los hechos. Es también original en su forma de contar un episodio prolongado en el tiempo: es casi como si lo mismo volviese a ocurrir una y otra vez, de forma totalmente realista pero también con un cierto carácter de pesadilla para uno de los dos protagonistas.

Estos son, al comienzo, en 1800 y en Estrasburgo, dos tenientes en dos regimientos de húsares de Napoleón: Feraud, un tipo colérico y primario, y D’Hubert, un hombre cortés pero arrastrado por el ímpetu y la violencia de Feraud, además de por los usos sociales de su época y su ambiente. Feraud se siente ofendido por D’Hubert y lo reta; a ese primer duelo le seguirán otros, a lo largo de casi veinte años, en diferentes escenarios, pues por distintas razones ninguno termina con la muerte de uno de los dos y Feraud no acepta nunca una posible reconciliación.

Para quienes les rodean, el motivo para el duelo se oscurece con el tiempo y se termina transformando en un misterio para todos y en una especie de leyenda que se alza sobre algo desconocido, por más que todo sea tan estúpido. Un personaje, al final, dice: «en este asunto de honor creo que ha habido desde el principio hasta el final algo que nadie en el ejército ha podido desentrañar (…). En misterio se inició, en misterio se desarrolló, y en misterio acabará, según parece».

Acerca de este relato decía su autor que «lo que intentaba capturar con mi pequeña red» era el espíritu de heroica ingenuidad de una época «que no fue precisamente militarista pese al continuo fragor de los combates, sino juvenil, casi infantil en su exaltación de los sentimientos». Y apunta su amigo y crítico Edward Garnett, que «El duelo es un ejemplo perfecto del método de Conrad para presentar un asunto desde varias perspectivas complementarias, para mostrar el forro raído bajo el paño del abrigo». La primera edición que cito contiene un largo prólogo con lenguaje que, para mi gusto, es demasiado académico-técnico.

Joseph Conrad. El duelo (The Duel, 1908). Córdoba: Berenice, 2006; 218 pp.; edición e introducción de Julián Jiménez Heffernan; trad. de Mario Jurado; ISBN: 84-935047-4-2. Otra edición en Madrid: Alianza, 2008; 152 pp.; col. El libro de bolsillo, Biblioteca Conrad; trad. de Arturo Argüero; ISBN: 978-84-206-6836-9. Nueva edición en Alianza, 2016; 168 pp.; col. Libros Singulares; ISBN: 978-8491043331. [Vista del libro en amazon.es]
Joseph Conrad. Nota del autor: los prólogos de Conrad a sus obras (Conrad’s Prefaces to His Works, 1937). Segovia: La Uña Rota, 2013; 237 pp.; traducciones de Catalina Martínez Muñoz, Eugenia Vázquez Nacarino y Miguel Martínez-Lage; con un ensayo de Edward Garnett; ISBN: 978-84-95291-27-1. [Vista del libro en amazon.es]

Enviar Imprimir
JohnsBigOriente.JPG
miércoles, 17 de octubre de 2012

Hace pocos meses se publicó en castellano el segundo libro protagonizado por Biggles, el personaje creado por W. E. Johns, titulado Biggles en Oriente. Quienes lo pasaron bien leyendo el primero, lo pasarán mejor en el segundo pues, esta vez, el autor no presenta sólo una sucesión de hazañas del héroe sino que le pone delante un enemigo a su nivel y tensa su historia con un buen hilo conductor.

Biggles accede, muy a su disgusto, a ser espía en una base alemana en Palestina ocupando el papel que debía desempeñar allí un desertor inglés. Se gana pronto al jefe de la base, el conde Von Faubourg, pero no así a su temible jefe de estado mayor, Eric von Stalheim. Las zancadillas de von Stalheim para pillar a Biggles en un traspiés le hacen desarrollar, más todavía, su asombrosa capacidad de caer siempre de pie. Naturalmente, tendrá oportunidades de poner de manifiesto sus dotes portentosas para los combates aéreos, en especial cuando aparece por la base un presuntuoso aviador alemán.

Los entusiastas de los aviones antiguos disfrutarán y quienes deseen ver a un héroe de los de antes, también. Además, la historia tiene interés para los que desean fijarse en cómo se ha de armar un relato de acción en el que no hay pausa y en el que se suceden los momentos de tensión. Igual que vemos en cualquier thriller, también aquí comprobamos cómo las imágenes que usa el narrador se corresponden con la tecnología de la época: «el cerebro del británico, que parecía haber decaído como un motor cuyas bujías dejan de producir chispas, volvió a acelerarse al máximo».

Naturalmente, no faltan los detalles de buen humor típicos del género que también son guiños de complicidad a distintas clases de lectores. Así, el narrador nos indica que Biggles «era un hombre demasiado práctico para dejarse impresionar por los lazos históricos del suelo que estaba pisando, y que en otros tiempos habían hollado Jenofonte y sus arrojados Diez Mil, Alejandro Magno, no pocos generales romanos, y cruzados al frente de huestes armadas; pero sí que era consciente de la vaga depresión que resulta, en muchas ocasiones, del contacto con la antigüedad más remota.
—No me extraña que los que se pierden en el desierto acaben majaretas —se dijo en voz baja…»

W. E. Johns. Biggles en Oriente (Biggles Flies East, 1935). Barcelona: Edhasa, 2011; 320 pp.; trad. de David León Gómez; ISBN: 978-84-350-3579-8.

Enviar Imprimir
PerezRevertePuenteA.JPG
viernes, 4 de mayo de 2012

Actualizo el comentario al conjunto de las novelas de Alatriste, de Arturo Pérez-Reverte, con ocasión de la publicación de la última: El puente de los asesinos (2011). En ella se cuenta la preparación, en 1626, de «un golpe de mano en Venecia, por Navidad. Ajuste de cuentas con aquellos comedores de hígado encebollado, tornadizos como cantoneras de todo trance».

Enviar Imprimir
miércoles, 11 de enero de 2012

Velas rojas
es una novela de aventuras de 1923 firmada por Aleksandr Grin. El autor alemán Willi Fährmann publicó una versión reducida titulada El velero rojo que conserva la tensión y los acentos de romanticismo entusiasta del original.

Enviar Imprimir
JohnsBiggles.JPG
miércoles, 1 de junio de 2011

Quienes sean entusiastas de los pioneros de la aviación, y de los combates aéreos de la primera Guerra Mundial, están de enhorabuena. Se acaba de publicar el primer libro de la serie protagonizada por Biggles, tal vez el personaje de aventuras inglés más popular durante varias décadas: La escuadrilla de los Camel, de William Earl Johns. Cuando hace años busqué estos libros editados en castellano, sólo encontré algunos de su época final.

Enviar Imprimir
HorowitzStormbreaker.jpg
miércoles, 28 de enero de 2009

He leído varias novelas de Anthony Horowitz pero, aunque me parece un buen escritor, con el oficio narrativo y el dominio de los recursos propios de la fantasía de muchos autores ingleses, ninguna me ha entusiasmado, tal vez porque me acaban resultando relatos artificiales. Un ejemplo es Stormbreaker, el thriller sobre una especie de James Bond adolescente llamado Alex Rider, del que se hizo una película hace ya un año o más.

Sin embargo, rescato un párrafo de esa novela que, a mi juicio, ejemplifica bien varias cosas que un buen narrador no ha de perder de vista: cómo introducir al lector dentro de la mente del protagonista, cómo decirle que la novela que tiene delante es más que una novela, cómo conectar el relato con clásicos de aventuras que muchos lectores conocen bien, y cómo hacer avanzar eficazmente la historia. La escena se desarrolla cuando Álex ve a unos hombres en la costa: «Cada vez más curioso, Álex se deslizó hacia allí y encontró un lugar en el que ocultarse, tras una agrupación de rocas. Parecían estar esperando un barco. Miró al reloj. Eran exactamente las dos en punto. A punto estuvo de echarse a reír. De haber dado a aquellos hombres pistolas de chispa y caballos, casi hubieran podido salir de un libro juvenil. Contrabandistas de la costa de Cornualles. ¿Sería eso a lo que se dedicaban? ¿Esperaban cocaína o marihuana procedente del continente? ¿Por qué estaban allí en mitad de la noche?».

Anthony Horowitz. Stormbreaker (2000) Madrid: Edaf, 2006; 242 pp.; trad. de José Antonio Álvaro Garrido; ISBN: 84-414-1721-0.

Enviar Imprimir
LawheadHood.jpg
miércoles, 23 de abril de 2008

Hood,
de Stephen Lawhead, es el primer libro de una trilogía que recrea las leyendas sobre Robin Hood aunque con cambios significativos: no se ambientan en Inglaterra sino en Gales y están entremezcladas con otras leyendas populares galesas; tienen lugar en 1093 cuando reinan los hijos de Guillermo el Conquistador, y no en la época de Juan sin Tierra y Ricardo Corazón de León de dos siglos después. El autor, que ha publicado antes varias series de novelas en las que recrea viejas leyendas —muy vendidas y que no conozco—, explica sus elecciones en un epílogo: la impenetrabilidad de Gales a la conquista normanda, la densidad de sus bosques, la maestría de los galeses en la fabricación y el uso del arco largo... A la vez también reconoce que ningún apoyo más hay para ellas en las canciones populares medievales que tratan sobre Hood.

El protagonista, llamado Bran, es el joven y alocado hijo del rey de Elfael que, al comienzo de la historia, fallece junto con sus hombres en una emboscada. Cuando Bran intenta que le sean reconocidos sus derechos hereditarios es perseguido y dado por muerto. Gracias a los cuidados que le presta una hechicera del bosque se recupera físicamente y también se hace consciente de su destino: aceptar el liderazgo de su gente y luchar por ellos. En esta novela se presentan el conflicto que origina la lucha del protagonista; su mundo interior un tanto convulso; quiénes son sus compañeros y sus enemigos; su relación con lady Mérian. Al final, el lector queda situado: conoce la frágil posición de Bran en medio de un juego de intrigas a varias bandas. Al fondo, se ve que todo está regido por una leyenda-profecía sobre un Rey Cuervo —Rhi Bran—, que Bran escucha de labios de la hechicera cuando está convaleciente.

A la espera de cómo aborda las siguientes novelas de la serie, se puede alabar el trabajo del autor. A partir de un capítulo introductorio excelente, la narración coge un paso tranquilo que se sigue con el interés de una novela clásica de aventuras. Los personajes se van definiendo bien de acuerdo con sus acciones, la tensión de las escaramuzas guerreras está conseguida y, poco a poco, el lector siente crecer sus deseos de que los malvados reciban por fin su merecido. Los ambientes medievales están reflejados sobriamente y las descripciones son buenas; algunas escenas están particularmente cuidadas, como las que dan protagonismo al bosque y la que narra la fabricación del arco y las flechas que usará Bran. El autor se toma en serio a sus personajes y evita cualquier clase de ironía torpe, al tiempo que refleja la mezcla de fe y barbarie de algunos comportamientos. Tal vez le sobren los ribetes misteriosos-esotéricos que tiene Angharad, la hechicera, aunque ciertamente no es un aspecto en el que se cargue la mano.

De momento, por tanto, se puede decir lo mejor de un relato así: que abre los deseos de leer la segunda parte con la esperanza de que se mantenga el nivel.

Stephen Lawhead. Hood (2007). Barcelona: Timun Mas, 2008; 458 pp.; trad. de Isabel Clúa Ginés; ISBN: 978-84-480-3623-2.

Enviar Imprimir
PerezReverteCL.jpg
jueves, 22 de febrero de 2007

Cuando preparé la primera edición de Bienvenidos a la Fiesta omití una referencia a las novelas de Alatriste, de Arturo Pérez Reverte, porque, aunque había salido la primera novela se anunciaban seis, y decidí esperar. Ahora que han salido ya seis y se sabe que habrá más, se ve con claridad que la serie ha cambiado de signo y se puede afirmar que no es equiparable con ninguna serie de aventuras juveniles al uso. Aprovechando la publicación de Corsarios de Levante he vuelto a leer todas las andanzas del personaje y he preparado un comentario a las seis novelas.

Un amigo mío suele decir que Pérez Reverte no es su historiador favorito pero, dejando de lado  los juicios que merezca su presentación de la época, que son tarea de los historiadores, en este comentario se puede hacer notar que, aunque Alatriste dice a Iñigo Balboa que «la pluma llega donde no lo hace la espada...», lo cierto es que la serie parece dar la razón a quien apostilla lo anterior con un «...siempre y cuando la pluma sea más larga y más afilada». Total, a mí me habría gustado menos espíritu didáctico y, sobre todo, menos violencia explícita y más contención.

Enviar Imprimir
jueves, 18 de enero de 2007

La piedra inca,
de César Mallorquí, está escrita con el interés de sacar partido al (merecido) éxito que obtuvo La Cruz de El Dorado. Sin embargo, si con esta novela enganché por su novedad y frescura, no me ha pasado lo mismo con su continuación. Una primera explicación quizá sea que, vista la primera, ya me parece suficiente: al menos para mí ha pasado la época en la que leía secuelas y secuelas. Otra es que La piedra inca es mucho más caricaturesca: por ejemplo, se ha estirado en exceso el personaje de Yocasta, concediéndole inesperados conocimientos de idiomas, una abrumadora sabiduría histórica, y una formidable capacidad retórica. Una tercera es que involucrar a los templarios en el argumento me resulta ya demasiado: aunque el apéndice final ponga las cosas en su sitio, lo cierto es que Mallorquí no necesita recurrir a un tema tan manido para darle marcha a su novela. Otra más es que no me gustan como héroes los tipos que se pasan la vida de antro en antro: considero muy interesantes las novelas que presentan los antros y los personajes que los habitan tal y como son, me parecen engañosas las que toman demasiado a broma a gentes y lugares que, vistos de cerca, son cualquier cosa menos atractivos.

César Mallorquí. La piedra inca (2005). Barcelona: Edebé, 2005; 400 pp.; col. Las asombrosas aventuras de Jaime Mercader; ISBN: 84-236-7337-5.

Enviar Imprimir
KemalHalcon.jpg
jueves, 23 de noviembre de 2006

Poderosas novelas que, como Los cuarenta días del Musa Dagh, se desarrollan en escenarios turcos, y que también hablan de rebelión y de lucha por la libertad, son las de Yaşar Kemal, El Halcón, El retorno del Halcón y La furia del Monte Ararat.

Enviar Imprimir
miércoles, 29 de junio de 2005

Hace unos días hablé de Tan lejos como los pies me lleven, un relato firmado por Josef Bauer basado en una historia real protagonizado por un fugitivo alemán a través de Siberia. Una vieja y olvidada y divertida novela, con mucha información costumbrista bien entretejida con las aventuras de los pequeños pícaros protagonistas, y redactada también por un viajero alemán a partir de los recorridos que hizo él mismo en una expedición geográfica en los años veinte por Mongolia, es En misión secreta por el desierto de Gobi, de Fritz Mühlenweg. Por lo que sé, disponible sólo en bibliotecas antiguas.

Enviar Imprimir
martes, 15 de febrero de 2005

En uno de los ensayos recogidos en Utopía y desencanto, Claudio Magris dice de Ernst Jünger que es un escritor significativo que hay que leer, por su prosa tersa e impecable y por su condición de «sismógrafo de la nada» o, dicho de otro modo, de ser un experto en el nihilismo ambiental propio de Occidente. Dicho esto, debo confesar que no lo he leído mucho, aunque lo suficiente para señalar que Juegos africanos, recientemente republicado después de muchos años, es un relato excepcional que merece ser leído, entre otras cosas por la perfección con que da cuenta del poder fascinador que tienen las grandes novelas de aventuras sobre la mente juvenil.

Claudio Magris. Utopía y desencanto – Historias, esperanzas e ilusiones de la modernidad (Utopia e disincanto. Storie, speranze, illusioni del moderno, 1999). Barcelona: Anagrama; 1999; 364 pp.; col. Argumentos; trad. de J. A. González Sáinz; ISBN: 84-339-6148-9.

Enviar Imprimir
publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo