Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'ASSOLLANT, Alfred' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
ASSOLLANT, Alfred
Escritor francés. 1829-1886. Nació en Aubusson, Limosin. Estudió lenguas clásicas. Fue profesor de historia, ejerció el periodismo político y escribió novelas. Falleció en París.

AssollantCorcorán.jpg
Aventuras maravillosas pero auténticas del Capitán Corcorán
(Aventures merveilleuses, mais authentiques, du Capitaine Corcoran, 1867)
Madrid: Anaya, 1991; 316 pp.; col. Tus libros; ilust. de A. de Neuville; trad. e introducción de Juan Farias, apéndice de Juan Tébar, notas de Juan Poza; ISBN: 84-207-4308-9. Se pueden leer en la red la edición de la primera parte y de la segunda parte.
15 años: lectores jóvenes.
Narrativa: Aventuras fantásticas.
Corcorán es un aventurero que se ofrece a la Academia de Ciencias de Lyon para una misión extraña: ir a la India en busca de un libro sagrado de los hindúes. Le acompaña un tigre llamado Louison.
Con prosa clara e incisiva, Asollant escribió una parodia de las novelas de aventuras que, a la vez, es un ataque furibundo a los ingleses y a todo lo que los ingleses representaban en el mundo durante la época victoriana. Aunque todo parece indicar que, como los ingleses a los que combate, parece concebir el mundo como una moneda de dos caras y él fija su atención en la otra cara: «La palabra imposible no es francesa». De Corcorán, autor de la frase anterior y un héroe tan bromista y fanfarrón como Munchausen, se nos dice que «la bala que debe matarlo no se ha fundido todavía» (frase a su vez de Fenimore COOPER..., y seguramente más antigua todavía). Según él mismo nos indica, «no hay nada en el mundo como salvar a las bellas princesas y dar la vida por ellas» y, aparte de lo anterior, todo su interés es combatir a los ingleses, aunque afirme con desenfado: no, «no los detesto pero no me preocupa demasiado lo que les ocurra».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo