Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'PREUSSLER, Otfried' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
PREUSSLER, Otfried
Escritor alemán. 1923-2013. Nació en Reichenberg, Bohemia, hoy Chequia. Hijo de maestros, también ejerció como maestro él mismo. Fue prisionero del ejército ruso durante la segunda Guerra Mundial. Autor teatral, traductor, escritor. Falleció en Priem am Chiemsee.

PreusslerSaltodemata.jpg
El bandido Saltodemata
(Der Räuber Hotzenplotz, 1962)
Barcelona: Noguer, 2001, 10ª ed.; 123 pp.; col. Mundo Mágico; ilust. de F. J. Tripp; trad. de Carmen Maluenda; ISBN: 84-279-3326-6. Nueva edición en 2011; 144 pp.; col. Noguer infantil; ISBN: 978-84-279-0115-5. Nueva edición en Madrid: Maeva, 2017; 128 pp.; col. Maeva Young; trad. de Marinella Terzi; ISBN: 978-8416690459. [Vista del libro en amazon.es]
La historia continúa en:
Nuevas aventuras del bandido Saltodemata (Neues von der Räuber Hotzenplotz, 1969). Barcelona: Noguer, 1990, 5ª ed.; 123 pp.; col. Mundo Mágico; ilust. de F. J. Tripp; trad. de Ascensión Carmona; ISBN: 84-279-3319-3.
El bandido Saltodemata y la bola de cristal (Hotzenplotz 3, 1973). Barcelona: Noguer, 1990, 5ª ed.; 123 pp.; col. Mundo Mágico; ilust. de F. J. Tripp; trad. de Ascensión Carmona; ISBN: 84-279-3321-5.
9 años: lectores niños.
Narrativa: Fantasía.
En la primera historia, el bandido Saltodemata roba un molinillo a la abuela; su nieto Jaimito y su amigo Pepe intentan recuperarlo, pero son capturados por Saltodemata; después de distintas vueltas y revueltas, logran entregar a Saltodemata al policía Matamicrobios.
En la segunda, Saltodemata escapa de la cárcel; Jaimito y Pepe inventan una trampa pero acaban en su poder, aunque al final consiguen capturarlo.
En la tercera, Saltodemata quiere ser bueno, Jaimito y Pepe, esta vez, tienen que convencer a Matamicrobios de que no lo encierre.
PreusslerVania.JPG
Las aventuras de Vania el forzudo
(Die Abenteuer des starken Wanja, 1970)
Madrid: SM, 1993; 189 pp.; col. El submarino naranja; ilust. de Antonio Tello; trad. de Manuel Olasagasti; ISBN: 84-348-4043-X. Nueva edición en 2005; 192 pp.; col. El barco de vapor, serie naranja; ISBN: 978-8434808201. [Vista del libro en amazon.es]
9 años: lectores niños.
Narrativa: Fantasía.
Rusia de los zares. A Vania, un chico muy haragán, le profetizan que llegará a ser zar, pero antes ha de cumplir una serie de misiones.
PreusslerKrabat.jpg
Krabat y el molino del diablo
(Krabat, 1971)
Barcelona: Noguer, 2009; 271 pp.; col. Noguer Juvenil; trad. de Carmen Bravo Villasante; ISBN: 978-84-279-0084-4. [Vista del libro en amazon.es]
15 años: lectores jóvenes.
Narrativa: Fantasía.
Siglo XVIII, Sajonia. Krabat, un chico mendigo y huérfano de catorce años, tiene un sueño extraño después del cual acaba trabajando como aprendiz en un molino. Allí, junto con otros once chicos y a las órdenes de un extraño maestro, aprende Magia Negra. Cuando se hace cargo de lo que pasa, después de que un misterioso canto navideño y su cantora le llegaron al corazón, Krabat hace un plan y expone su vida para liberarse del dominio del maestro.
PreusslerAngelGL.JPG
El ángel con gorro de lana
(Der Engel mit der Pudelmütze, 1985)
Barcelona: Noguer, 1986; 120 pp.; col. Mundo Mágico; trad. de Amalia Bermejo; ISBN: 84-279-3395-9.
9 años: lectores niños.
Narrativa: Fantasía.
Seis narraciones relacionadas con la Navidad, basadas en tradiciones propias de Bohemia. La primera, la que da el título al libro, habla de un chico, Félix Marschner, que cada vez que hace algo mal, pone una flor de papel bajo un cuadro de la Virgen y el Niño y en Nochebuena un ángel con gorro de lana le despierta para ir a Belén. En la segunda, «Acerca del verdadero, del auténtico Belén», un inspector escolar se deprime al ver que en la escuela que visita todos los niños piensan que en Belén nevaba como si fuera un pueblo alemán e intenta que se den cuenta de su error. «Dos muletas de más» habla de un calderero eslovaco con dos muletas que acaba yendo a Belén en Nochebuena. «Cruzando los campos y luego a la izquierda» es sobre un aprendiz de panadero al que, cuando va con regalos al portal de Belén, unos pícaros le engañan. En «Cuentas claras» dos mujeres rivalizan con sus puestos de venta callejera junto a la iglesia y a una, dormida en su puesto la tarde anterior a la nochebuena, le llega una clienta inesperada; el título viene del dicho «cuentas claras, amistades largas». «La corona del rey negro» se sitúa en una posada en la que paran los Reyes Magos y su protagonista es el codicioso posadero.
Preussler introdujo de nuevo la fantasía en los años cincuenta en Alemania y precedió a ENDE y otros autores alemanes en la reivindicación del valor de los relatos de fantasía en el tiempo de la posguerra, cuando ese tipo de historias se veían como escapistas. Sus relatos se apoyan en abundantes diálogos y una prosa colorista, con sentido del humor y acentos poéticos.

Los de Saltodemata y sus amigos pertenecen al subgénero de las «aventuras de fantasía disparatada». Funcionan bien, están bien hilados, se siguen con interés. No tienen golpes de ingenio especialmente graciosos, pero los sucesos y los diálogos son ágiles, y los personajes caen simpáticos. Se les nota el paso del tiempo: debido a que el ambiente campesino resulta menos familiar y a las opciones que se tomaron en su momento a la hora de traducir los nombres.

El cuento sobre Vania recoge un argumento de los cuentos tradicionales: un joven que sale vencedor en todas las pruebas y obtiene un reino con princesa incluida. Pero el autor lo inicia con un protagonista holgazán que no hace más que tomar el sol y soñar suponiendo que así se acumulan fuerzas... Hasta que se lanza por fin a un viaje y entonces es tenaz al perseguir un objetivo —«en el mundo hay muchos caminos, pero sólo uno lleva a los Montes Blancos»—; no duda de la misión encomendada a pesar del deseo de comodidad siempre presente —había «momentos en los que le invadía la tristeza y deseaba que la moneda de tres copecs hubiera señalado otra cosa en aquel atardecer»—; es generoso al ayudar a los necesitados; confía en todo momento en la providencia divina; es audaz al acometer las empresas en las que los demás han fracasado.

Krabat es una novela basada en una leyenda del siglo XVII que se puede alinear con relatos de autores alemanes —como Goethe, HOFFMANN o CHAMISSO— sobre pactos con el diablo. Está estructurada en capítulos cortos que hacen avanzar la acción con rapidez, presenta escasos pormenores del mundo interior de los personajes salvo algunos sueños premonitorios, y las descripciones son breves e intensas: de un desconocido que tiene poder sobre el maestro se nos dice que su voz era «como carbón encendido y al mismo tiempo como hielo crujiente». Es también un ejemplo de cómo un libro triunfa cuando su mensaje de fondo llega en un momento y en un ambiente propicios: el autor intentó reflejar el destino de una generación joven, como la suya, que se vio atrapada en unos engranajes sociales malvados. Con esa perspectiva encajan elementos que componen la historia: que la «magia negra da poder sobre Príncipes y Reyes»; que la canción que despierta la conciencia del personaje suene, a las doce de la noche, cuando comienza el domingo de Resurrección; que al mal sólo se le pueda vencer con ayuda de la amistad y por medio de un amor que se olvida de uno mismo... La edición de 2009, más cuidada que la primera pues se han corregido errores (vagabundeaje / vagabundeo), se ha optado por más coherencia en el uso de las mayúsculas y de los nombres (Miguel / Michal), no tiene ilustraciones y la letra es más holgada, sería mejor aún si explicara un poco el origen y la situación geográfica de la historia.

El ángel con gorro de lana y los relatos que le acompañan son de ambiente rural. Todos los incidentes se cuentan de modo sencillo y emotivo. El narrador tiene interés en acentuar la calidez humana y de hacer bondadosos incluso a los que se portan mal. No falta el buen humor cordial, que asoma en especial en algunas escenas, por ejemplo, cuando el rígido inspector escolar del segundo cuento intenta que los niños practiquen las oraciones condicionales a partir de «si yo pudiese seguir al ángel hasta Belén…». Y no digamos nada en el momento en que a los Reyes Magos del último cuento les ofrecen una «sopa de cerveza» bien cargadita de aguardiente.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo