Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'SJÓN' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
SJÓN
Firma del escritor islandés Sigurjón Birgir Sigurðsson. 1962-. Nació en Reykiavik. Poeta, escritor de relatos y de letras para canciones.

SjonZA.jpg
El zorro ártico
(Skugga-Baldur, 2003)
Madrid: Nórdica libros, 2008; 144 pp.; trad. de Enrique Bernárdez; ISBN: 978-84-936213-4-6. [Vista del libro en amazon.es]
15 años: lectores jóvenes.
Narrativa: Vida diaria.
Relato estructurado en cuatro partes encabezadas por las fechas en las que se desarrolla. La primera, del 9 al 11 de enero 1883, narra el acecho de un cazador a un zorro ártico con escenas breves consecutivas, muchas de menos de una página; la tercera, encabezada también por las fechas, del 11 al 17 de igual mes y año, comienza con el disparo del cazador, cuyo nombre ya sabemos: Baldur Skuggason, el pastor del pueblo. La segunda, del 8 al 9 de enero, está centrada en presentar a Fridrik el herbolario, al tonto Hálfdán Atlanson, criado de Baldur Skugasson, y en contar primero la muerte de Hafdís Jónsdottir, una chica con síndrome de Down conocida como Abba, y luego la historia de cómo llegó a conocerla Fridrik; la cuarta es una carta de Fridrik a un amigo suyo en la que se aclaran algunas cosas.
Excepcional narración, de una intensidad emocional y con unos rasgos argumentales infrecuentes, que una parte de la mentalidad dominante encontrará políticamente incorrectos en su paralelismo entre la crueldad innecesaria con los animales y la crueldad culpable con los deficientes.

En los tramos primero y tercero la historia está contada con acentos tensos de relato de lucha en la naturaleza, engañosamente semejantes al principio a los de Jack London o a los de El viejo y el mar; los otros sucesos están contados con sobriedad, como con el intento de adelgazar al máximo la narración. Esa contención contribuye mucho a que la historia tenga una enorme contundencia y el lector no perciba ninguna clase de didactismo en la lección moral que da. El epílogo del traductor aclara ciertas resonancias de la historia enraizadas en el folclore popular islandés y en el significado de los nombres.
Pueden dar una idea del estilo sobrio y escueto del autor dos pequeños pasajes acerca de que tanto la crueldad como la piedad tienen retorno.

Uno comienza en el momento del disparo contra el zorro:

«Y la detonación de la pólvora brama:
“¡OÍD AL HOMBRE!”»

Otro se inicia cuando Fridrik ve por primera vez a Abba, encerrada en una celda y el narrador dice: «Levantó la cabeza y lo miró directamente a los ojos; sonrió, y su sonrisa multiplicó por dos la felicidad de esta tierra».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo