Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Ficha del autor 'MANSFIELD, Katherine' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
MANSFIELD, Katherine
Escritora británica. 1888-1923. Nació en Wellington, Nueva Zelanda. A los catorce años sus padres la mandaron a Londres. Siguiendo la estela de CHÉJOV, fue una escritora innovadora en técnica y temática a la que se deben buena parte de las bases del movimiento modernista en Europa. Murió de tuberculosis en Fontainebleau.

Preludio
(Prelude, 1917)
Contenido en Cuentos completos. Barcelona: Alba, 1999; 44 de 777 pp.; col. Clásica Maior; introd. de Ana María Moix; trad. de Alejandro Palomas; ISBN: 84-89846-94-4.
18 años: lectores expertos.
Narrativa: Vida diaria (relatos breves).
Primero de los cuentos con escenas de la vida de la familia Burnell, centradas en la pequeña Kezia, en las que aparecen un padre activo, una madre delicada de salud, una hermana mayor algo repipi, otra hermana un poco más pequeña que Kezia, una tía casadera y una abuela que suple las carencias de la madre, además de otros vecinos y familiares. Aquí hay algunos episodios sucesivos relacionados con un traslado de casa.
En la bahía
(At the Bay, 1922)
Contenido en Cuentos completos. Barcelona: Alba, 1999; 39 de 777 pp.; col. Clásica Maior; introd. de Ana María Moix; trad. de Francesc Parcerisas; ISBN: 84-89846-94-4.
18 años: lectores expertos.
Narrativa: Vida diaria (relatos breves).
Segundo cuento con escenas de la vida de la familia Burnell. En él hay episodios relacionados con una estancia en un bungalow en la playa.
La casa de muñecas
(The Doll´s House, 1922)
Contenido en Cuentos completos. Barcelona: Alba, 1999; 8 de 777 pp.; col. Clásica Maior; introd. de Ana María Moix; trad. de Esther de Andreis; ISBN: 84-89846-94-4.
18 años: lectores expertos.
Narrativa: Vida diaria (relatos breves).
Tercer relato con escenas de la vida de la familia Burnell. La casa de muñecas es un juguete que regalan a las hermanas Burnell, del que presumen en el colegio y que invitan a ver a todas sus compañeras excepto a las Kelvey, dos chicas de baja condición, hasta que a Kezia le dan pena y un día las lleva a su casa cuando no hay nadie.
La niña
(The Young Girl, 1922)
Contenido en Cuentos completos. Barcelona: Alba, 1999; 5 de 777 pp.; col. Clásica Maior; introd. de Ana María Moix; trad. de Esther de Andreis; ISBN: 84-89846-94-4.
18 años: lectores expertos.
Narrativa: Vida diaria (relatos breves).
Cuarto relato con escenas de la vida de la familia Burnell. La niña es Kezia que, con la intención de hacerle un regalo a su padre, rompe unos papeles y luego es azotada, incomprensiblemente para ella.
Fiesta en el jardín
(The Garden Party, 1922)
Contenido en Cuentos completos. Barcelona: Alba, 1999; 17 de 777 pp.; col. Clásica Maior; introd. de Ana María Moix; trad. de Francesc Parcerisas; ISBN: 84-89846-94-4.
18 años: lectores expertos.
Narrativa: Vida diaria (relatos breves).
Los Sheridan dan una fiesta. Cuando Laura sabe que ha muerto un vecino cuya familia oirá todo el jolgorio, propone suspender la fiesta. Pero su madre le dice que su propuesta es ridícula, y ella duda: «“¿Tendrá razón mamá? —pensó. Y empezó a desear que sí, que la tuviese— ¿De verdad me estoy mostrando extravagante?” [...] Volveré a pensar en ello cuando termine la fiesta, decidió. Y, por alguna razón, le pareció que aquella era la actitud más sensata».
Sol y Luna
(Sun and Moon, 1920)
Contenido en Cuentos completos. Barcelona: Alba, 1999; 7 de 777 pp.; col. Clásica Maior; introd. de Ana María Moix; trad. de Esther de Andreis; ISBN: 84-89846-94-4.
18 años: lectores expertos.
Narrativa: Vida diaria (relatos breves).
Dos niños pequeños son exhibidos en una fiesta que dan sus padres. Después, son enviados a su habitación a dormir. Cuando todo termina y los invitados se han marchado, los niños se despiertan y entonces dan un paseo con sus padres entre los restos de la fiesta...
Cuento de hadas suburbano
(A Suburban Fairy Tale, 1917)
Contenido en Cuentos completos. Barcelona: Alba, 1999; 4 de 777 pp.; col. Clásica Maior; introd. de Ana María Moix; trad. de Alejandro Palomas; ISBN: 84-89846-94-4.
18 años: lectores expertos.
Narrativa: Fantasía.
El señor y la señora B. no hacen caso al pequeño B. Cuando éste les señala unos gorriones que ve a través de la ventana, le dicen que deje de incordiar. «Tenemos hambre, tenemos hambre», dicen los gorriones que, a los ojos del pequeño B., se convierten en niños. Y, cuando los padres buscan al pequeño B., ven que los gorriones se van.
Seis peniques
(Sixpence, 1921)
Contenido en Cuentos completos. Barcelona: Alba, 1999; 7 de 777 pp.; col. Clásica Maior; introd. de Ana María Moix; trad. de Alejandro Palomas; ISBN: 84-89846-94-4.
18 años: lectores expertos.
Narrativa: Vida diaria (relatos breves).
Por consejo de la señora Spears, madre de los niños más ejemplares del pueblo, la señora Bendall dice a su marido que debe darle una lección al revoltoso Dicky. Exasperado por su mujer, el señor Bendall sube con la zapatilla a la habitación del niño y le pega... Pero, después, reflexiona sobre lo que ha hecho y vuelve... ¿Podría una buena pieza de seis peniques borrar lo que había pasado?
Los relatos de Katherine Mansfield fueron publicados en revistas y agrupados después en libros que se publicaron al final de su vida, entre 1918 y 1922. Escritos en tercera persona, son vívidos, tienen un lenguaje muy pulido, están impregnados de un humor burlón que asoma en unas magistrales descripciones satíricas del comportamiento humano, y dejan al lector con un poso de melancolía. Y sus relatos protagonizados por chicos y seleccionados aquí tienen estas mismas características.

Los más largos están compuestos con una sucesión de escenas, al modo de un montaje cinematográfico (Preludio, En la bahía), y en ellos el protagonismo no está sólo en los personajes infantiles sino también en otros miembros de la familia. Otros están centrados en los niños y narran un único episodio con unidad de significado (La casa de muñecas, La niña, Fiesta en el jardín, Sol y Luna, Cuento de hadas suburbano, Seis peniques). En todos abundan los detalles simbólicos con el fin de llegar al lector por sugestión y nunca explícitamente, y cada momento de la narración está siempre situado bajo el punto de vista de algún personaje de modo que se revele su vaivén de impresiones y sentimientos. En algunos afloran escenas autobiográficas de la infancia de la autora en Nueva Zelanda, como Kezia en las escenas familiares de los Burnell, o como Laura en las de los Sheridan.

Como CHÉJOV, la escritora neozelandesa intenta revelar con cada cuento algo más acerca de la condición humana, convertirnos en observadores atentos de la realidad que, por tanto, no se dejan llevar por las primeras impresiones. Quiere también como el autor ruso, dejar de manifiesto cómo la formación moral del niño se juega en esos sucesos nimios que observan o que protagonizan, y cómo los adultos son culpables, y culpables también por ignorancia, de las consecuencias que su comportamiento provoca en los chicos, sea con su ejemplo, sea con sus acciones directas.

Unos relatos nos hacen asistir al reconocimiento que los niños hacen de los defectos y debilidades de sus familiares: en Preludio y En la bahía vemos sentimientos que van y vienen, y los descubrimientos que los chicos hacen cuando suceden cambios en la vida. Con otros apreciamos el despertar de su sensibilidad ante la injusticia: en La niña nos damos cuenta de cómo fraguan los adultos un castigo injusto, y cómo Kezia tarda en ver las cosas con otra perspectiva para rectificar entonces con una elegancia formidable; en La casa de muñecas vemos cómo la crueldad entre niños va en paralelo con la que han visto antes entre los adultos; en Fiesta en el jardín, Laura no sólo descubre la injusticia social sino que, al ver que su propia familia es cómplice, se plantea si no será ella la equivocada. Sol y Luna y Cuento de hadas suburbano son relatos muy cortos algo distintos: el primero sobre unos padres que van a lo suyo y no entienden nada del mundo interior de los niños; el segundo, en clave fantástica, también sobre unos padres que hacen caso a su hijo demasiado tarde. Seis peniques vuelve al tema del castigo injusto de un chico y al mezquino intento posterior de su padre de llegar a un arreglo.
Elegante y feroz ironía

La elegante pero feroz ironía de Katherine Mansfield asoma, por ejemplo, en Fiesta en el jardín:

«—Mamá, acaba de matarse un hombre —empezó a contar Laura.

—¿En nuestro jardín? —la interrumpió su madre.

—¡No, no!

—¡Oh, qué susto me has dado! —espetó la señora Sheridan suspirando aliviada...».

Pero, mejor aún, en La casa de muñecas:

«La escuela a la que iban las niñas Burnell no era justamente la que sus padres hubieran escogido, de haber podido escoger. Era la única escuela en varias millas a la redonda. Y, por consiguiente, era forzoso que se juntaran allí todas las chiquillas de la vecindad, las hijas del juez, del médico, del frutero, las del lechero. [...] Pero todo tenía un límite. El límite se trazó en las Kelvey. Muchas niñas, entre ellas las Burnell, tenían prohibido hasta hablarles. Pasaban delante de ellas con la cabeza alta, y como las Burnell dictaban la moda en cuanto a etiqueta, todo el mundo se apartaba de las Kelvey. Incluso la maestra tenía una voz distinta para ellas, y una sonrisa especial para las otras niñas, cuando Lil Kelvey se acercaba a su mesa con un ramo de flores terriblemente cursi».
Lección para padres y para rencorosos

En La niña, un maravilloso relato que deberían leer todos los padres y todos los escritores que vuelcan el rencor en sus memorias, Kezia hace una trastada y su padre sube a su cuarto con una regla en la mano.

«—Te voy a azotar por lo que has hecho —dijo.

—¡No! ¡No! —gritó escondiéndose bajo las mantas.

Papá la destapó.

—Siéntate —le ordenó— y levanta las manos. Te voy a enseñar de una vez que no has de tocar lo que no te pertenece.

—Es que era para tu cumpleaños.

Pero la regla bajó sobre las palmas rosadas de sus manecitas.

Al cabo de muchas horas, cuando la abuelita la envolvió en su chal y la cogió en brazos para acunarla en la mecedora, la niña se acurrucó junto a su cuerpo blando.

—¿Para qué hizo Jesús los papás?

—Toma, aquí tienes un pañuelo limpio, perfumado con mi agua de lavanda. Duerme, nena mía: mañana por la mañana lo habrás olvidado todo. He tratado de explicarle a papá, pero esta noche estaba demasiado furioso para escuchar.

Pero la niña nunca lo olvidó».

Después, cuando Kezia ve jugar a los MacDonald con su padre, piensa que «debía de haber distintas clases de padres». Pero Mansfield es demasiado honrada para dejar el cuento aquí y, más adelante, nos hará ver cómo Kezia llegó a comprender mejor a su padre.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo