Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Indices: autor 'CARBALLIDO, Emilio' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
c
Filtrar por países:
CARBALLIDO, Emilio
Escritor mexicano. 1925-2008. Nació en Córdoba, Veracruz. Dramaturgo, novelista, autor de cuentos y de obras teatrales para niños. Falleció en Xatapa, Veracruz.

CarballidoPizarron.JPG
El pizarrón encantado
(1988)
México D.F.: Petra Ediciones, 1992; 40 pp.; col. Libros del Rincón; ilust. de María Figueroa; ISBN: 968-29-4180-6. Edición electrónica en Alfaguara infantil, 2007.
9 años: lectores niños.
Narrativa: Fantasía.
Por enfermedad de su padre, Adrián tiene que pasar un tiempo en casa de sus tíos Austero y Cleopatra, donde también viven la tía Pompilia y sus primos, ya mayores, Eduardo, Agamemnón y Titina. Jugando, Adrián encuentra en el sótano un pizarrón que cambia de colores cuando lo mira. Y, cuando lo prueba, resulta que se hace realidad lo que va escribiendo en él: gatos, patos, besos, loro, toro... Al principio realiza travesuras, pero después orienta sus posibilidades hacia cambiar un poco la vida de quienes tienen alrededor. Eso sí, la tía Pompilia se da cuenta de que algo sucede y estudia el modo de arrebatarle el pizarrón.
Relato eficaz. Está contado con gracia, las descripciones de la casa de los tíos y del sótano son excelentes, abundan los detalles simpáticos. Uno es la figura del loro malhumorado que recitaba poesías pero, «entre verso y verso interpolaba otros párrafos, o se le revolvían unos poemas con otros. Por ejemplo: Volverán las oscuras golondrinas, rica papa, rica papa, tu superficie es el maíz, rico maíz, rico pan con leche, suave patria, suave patria, jajajajaja».

Además, según progresa la historia, Adrián va entendiendo las posibilidades del uso apropiado de las palabras y, así, el libro termina con una inteligente observación que da otra dimensión a lo sucedido: Adrián se decía que, «cuando creciera, escogiendo bien las palabras, ¡cuántos cambios le podría hacer a la vida en torno para volverla mejor!»

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo