Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Indices: autor 'CAMPOBELLO, Nellie' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
c
Filtrar por países:
CAMPOBELLO, Nellie
Escritora mexicana. 1909-1986. Nació en Villa Ocampo, Durango. Publicó poesía siendo muy joven, escribió narraciones del mundo rural y sobre los sucesos revolucionarios que presenció siendo niña. Hizo más tarde investigaciones históricas sobre Pancho Villa. Su principal ocupación, sin embargo, fue la danza, a la que se dedicó como coreógrafa. Fue secuestrada en 1985 y parece ser que falleció al año siguiente en Obregón, Hidalgo.

Cartucho - Relatos de la lucha en el Norte de México
(1931)
México D.F.: Compañía General de Ediciones, 1960; 140 pp. de un libro con otras tres obras de la autora, 511 pp. en total.
18 años: lectores expertos.
Narrativa: Vida diaria.
Sin un hilo novelesco conductor, se suceden cortas escenas de la revolución mexicana, «hechos trágicos vistos por mis ojos de niña en una ciudad, como otros ojos pudieron ver hechos análogos en Berlín o Londres durante la Guerra Mundial; caso igual para mi pequeño corazón, que lloraba sin lágrimas».
En el largo prólogo, Campobello manifiesta su intención reivindicativa de restablecer la verdad de lo que vivió. Cada capítulo se refiere a una persona, o a un pequeño suceso, aislado de los demás. La categoría literaria y los acentos poéticos no impiden un realismo que, sin ser morboso, es a veces muy crudo. Por ejemplo, en «Desde una ventana» se cuenta esto: «Dos niñas viendo abajo un grupo de diez hombres con las armas preparadas apuntando a un joven sin rasurar y mugroso, que arrodillado suplicaba desesperado, terriblemente enfermo se retorcía de terror, alargaba las manos hacia los soldados, se moría de miedo. El oficial, junto a ellos, va dando señales con la espada, cuando la elevó como para picar el cielo, salieron de los treinta diez fogonazos, que se incrustaron en su cuerpo hinchado de alcohol y cobardía».

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo