Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Indices: autor 'CAPEK, Karel' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
c
Filtrar por países:
CAPEK, Karel
Escritor checo (cuyo apellido se escribe Čapek). 1890-1938. Nació en Malé Svatoňovice. Estudió filosofía en Praga, Berlín y la Sorbona. Periodista, novelista, dramaturgo, traductor. Se le considera el creador de la poesía checa moderna. Falleció en Praga.

CapekNueve.jpg
Nueve cuentos y uno de propina de Josef Čapek
(Devatero pohádek a jeste jedna jako privazek od Josefa Čapka, 1932)
Madrid: Siruela, 2003; 229 pp.; col. Las Tres Edades; ilust. de Josef ČAPEK; trad. de Jitka Mlejnkova y Alberto Ortiz; ISBN: 84-7844-693-1.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Fantasía.
Narrados con acentos persuasivos y bromistas, diez cuentos de hadas más o menos tradicionales, que a su vez contienen otros cuentos, e incisos que detallan cuestiones como quién enseñó a volar a los pájaros o por qué los perros mueven la cola. El relato de propina firmado por Josef Čapek, hermano e ilustrador habitual del autor, es Primer cuento de bandoleros.
Čapek adquirió fama con el drama R.U.R. (Rossum´s Universal Robots, 1920), un alegato contra una sociedad mecanizada en exceso en donde acuñó la palabra Robot, derivada de la palabra checa que designa el trabajo forzado. Su novela más conocida es La guerra de las salamandras (Válka s mloky, 1936), también acerca de la deshumanización causada por la fiebre del progreso económico.

En estos cuentos que Čapek dirige directamente a los niños, se aprecian su estilo elegante, su ingenio humorístico y su riqueza imaginativa. Pero, usando elementos folclóricos y costumbristas, el autor checo apunta más lejos en su crítica social. Así, en el Segundo cuento de bandoleros, el protagonista es el honrado ladrón Bribone, cuya cortesía y compasión se despertaba cuando quería matar o asaltar a alguien, «de modo que nunca robó nada a nadie, y encima repartió lo que tenía». Más aún, cuando pide consejo a un benedictino, éste se dirige al gobernador de la provincia recomendándole al joven Bribone para que se le conceda un puesto de peaje: «Así fue cómo el educado bandolero se convirtió en recaudador de peajes de carretera, y asaltaba carros y carretas, y con toda honradez pedía dos reales de peaje». Pero entonces Bribone deja de ser amable como era antes, pues nunca se ha visto que lo sean quienes ocupan puestos semejantes...

Hay una versión de uno de los cuentos, La Princesa de Solimania, en un álbum ilustrado por Josef PALEČEK.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo