Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Indices: autor 'CHAPPELL, Fred' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
c
Filtrar por países:
CHAPPELL, Fred
Escritor norteamericano. 1936-. Nació en Canton, Carolina del Norte. Profesor. Poeta muy reconocido. Autor también de varias novelas.

ChappellMevoy.jpg
Me voy con vosotros para siempre
(I Am One of You Forever, 1985)
Barcelona: Libros del Asteroide, 2008; 235 pp.; trad. de Eduardo Jordá; ISBN: 978-84-936597-4-5. [Vista del libro en amazon.es]
15 años: lectores jóvenes.
Narrativa: Vida diaria.
Años cuarenta. El narrador, Jess, recuerda episodios de cuando tenía unos diez años y vivía en una granja de Carolina del Norte. Los personajes principales son él, sus padres, su abuela y, no en todos los capítulos, un joven empleado llamado Connor. Casi todos los incidentes ocurren cuando visitan la granja distintos tíos y una tía abuela de Jess, a cual más singular. El motor de muchos está en el carácter bromista del padre de Jess y de Connor.
Primer libro de una tetralogía. Es una narración que, con frecuencia y con justicia, se coloca en la tradición de obras de Mark TWAIN. Hay capítulos con una deriva onírica o fantástica, como el primero. Algunos son hilarantes, como el dedicado a la supuesta maestría de Connor para el béisbol: su repertorio de habilidades incluía lanzamientos como El Capricho del Borracho, la Sorpresa del Submarino, el Esquiva Murciélagos Simplificado y el Esquiva Murciélagos Complicado, y muchos otros, aparte del Viejo Truco que No Falla. Otros son conmovedores, como los que se refieren al alistamiento de Connor para ir a combatir en la segunda Guerra Mundial.

La narración es magnífica. El autor dibuja unos personajes que parecen vivos y los presenta por medio de un observador con la mezcla justa de ingenuidad entusiasta y primera conciencia de la poca fiabilidad de los adultos que le rodean. Consigue divertir hasta la carcajada y al mismo tiempo tocar el corazón del lector. Al mismo tiempo, usa un lenguaje cotidiano pero rico, en el que no hay expresiones ni metáforas gastadas: «los días felices pasaban como bancos de pececillos», «la cara me quemaba como un cometa», por ejemplo. El título, la respuesta que daría el narrador a la última frase que figura en el libro, es un espectacular cierre literario que contiene también el núcleo del relato y suena como una declaración afirmativa rotunda de su vinculación afectiva con su familia, su tierra, sus tradiciones y su estilo de vida.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo