Este sitio emplea cookies de Google para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Google recibe información sobre su uso de este sitio web. Si utiliza este sitio web, se sobreentiende que acepta el uso de cookies. Entendido | Más información
Indices: autor 'CURWOOD, James Oliver' :: bienvenidosalafiesta ::    
bienvenidos a la fiesta
c
Filtrar por países:
CURWOOD, James Oliver
Escritor norteamericano. 1878-1927. Nació y falleció en Owosso, Michigan. Se hizo cazador. Fue periodista. Recorrió el Canadá y conoció bien la vida y las costumbres de quienes habitaban en esas tierras.

CurwoodKazan.jpg
Kazán, perro lobo
(Kazan, the Wolf-dog, 1917)
Barcelona: Fórum, 1985; 183 pp.; col. Grandes Aventuras; trad. de Ricardo Velasco; ISBN: 84-7574-443-5.
Nueva edición en Barcelona: Juventud, 2007; 245 pp.; col. Juventud; ilust. de Jordi Vila Delclós; trad. de José Fernández; ISBN: 978-84-261-3633-6.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Aventura.
Un perro de trineo huye y se empareja con una loba. Poco después la loba se queda ciega y Kazan ha de ser su guía.
Nómadas del Norte
(Nomads of the North, 1919)
Barcelona: Juventud, 1995; 259 pp.; col. Universal; trad. de José Fernández; ISBN: 84-261-2872-6.
12 años: lectores adolescentes.
Narrativa: Aventura.
«No está en el orden de las cosas naturales —habría dicho el viejo indio Makoki— que un osezno negro y un perro de raza Mackenzie, [...] se hicieran amigos. A no dudarlo, se trataba de un favor especial de la Potencia bienhechora que vela por las bestias. Y era esta Potencia la que hizo a Challoner atar a los animalitos por el cuello, para que, al salvarse juntos, encontraran cada uno un amigo en el otro». El perro, Miki, y el osezno, Niva, crecerán e irán viviendo juntos distintas correrías.
En sus novelas, Curwood muestra un conocimiento sobresaliente de los mundos que describe y refleja un gran amor a la naturaleza, a la que contempla con un cierto sentimiento de respeto religioso. Emplea un vocabulario sencillo, lleno de poesía y simpatía. Sus escenarios son selvas, praderas, majestuosos paisajes canadienses, y en ellos se desarrolla la vida de los quienes afrontan los peligros de la naturaleza, sean hombres o animales. Su sentimiento hacia los hombres, arraigado por su conocimiento directo de algunos casos reales de malhechores acusados injustamente de serlo, es la piedad. De ahí que, aunque muestre comportamientos malvados, en sus novelas predominan los hombres rectos y nobles. Sus finales son positivos, y contrastan con los desenlaces duros y agrios de las novelas de su contemporáneo LONDON, como se puede apreciar con claridad en la popular Kazan, perro lobo, cuyo argumento es semejante, pero se desarrolla de modo menos bronco, que las historias de Colmillo blanco y de Buck en La llamada de lo salvaje.

En la descripción de los hábitos de los animales, a Curwood le complace subrayar su «inteligencia», y así, hace notar que al perro Miki «la soledad y el desierto le habían enseñado estas duras lecciones: esperar, aprovechar el instante propicio, valerse de la astucia para engañar y luego matar al enemigo». Niva y Miki, arrastrados por la corriente del río, semejantes a «dos bolas de espuma jabonosa, entre las que relucían unos ojos que reflejaban el espanto», [...] «aquella travesía fue algo inolvidable y espeluznante, que habría de quedar en su memoria mientras viviesen».

Curwood nos hará presenciar fieros combates con lobos y, como en otras obras suyas y de London, en Nómadas del Norte incluirá una terrorífica lucha entre perros: «Durante la última fracción de segundo, cuando ya iban a cerrarse sobre él las mandíbulas del perro-lobo, Miki se transformó en un rayo. Jamás vio nadie movimiento tan rápido como el que hizo para volverse contra Taao. Entrechocaron sus colmillos. Oyóse un ruido espeluznante de huesos triturados, y los dos animales rodaron por el suelo estrechamente unidos».
Crecer en el ambiente de las grandes aventuras

Al nacer el osezno Niva, hijo de Nuzak, el narrador indica que «desde su hociquillo hasta el extremo de su cola era negro como el ébano de los bosques». Y presenta luego a Miki, «un perro cachorro, uno de esos perros feos, pero sociables y cariñosos en extremo, llamados Mackenzie», cuya «estructura anunciaba para el porvenir una fuerza gigantesca», y que ya desde el primer momento «sentíase en el propio ambiente para el que fue creado, el de las grandes aventuras». El lector irá viendo crecer a los dos y comprobando cómo los instintos hereditarios se despertarán en ellos cada vez más, con lo que viven y con lo que ven.

Verá cómo Niva va «conociendo la alegría excitante de cazar por su propia cuenta»; y, con la muerte de su madre, cómo asiste «a la primera tragedia de su vida y al advenimiento del hombre. A la vista de aquella nueva bestia que se sostenía sobre dos patas, contraíase cuanto podía en su refugio y su corazoncito latía hasta casi saltársele de terror. No podía razonar. Sólo oscuramente comprendía que acababa de pasar algo terrible e irremediable, y que aquel animal de dos patas había sido la causa de todo».

Observará que Miki graba «nuevas habilidades y nuevas malicias» [...] «en su cerebro rudimentario», y averigua que hay «en el mundo muchos seres a los cuales él no inspiraba terror alguno»; lo ve aprender que «la garra y el colmillo están hechos para subsistir a expensas de la pezuña y el cuerno», y descubrir que «la vida no era, como antes había creído, una cuestión de juegos y caricias con un amo amable y sonriente».

Podrá comparar las diferencias entre ambos y ver cómo «en Niva, por el contrario, el proceso deductivo seguía una marcha muy distinta. Su raza no era agresiva, a no ser contra sus mismos semejantes». Y que la tragedia que impresionaba a Miki «no había enseñado nada nuevo a Niva sobre el arte de batirse». Al final asistirá, quizá con pena, a la separación: no sólo es que «Miki pertenecía a una raza que gusta de la carne fresca, mientras que Niva prefería la podrida», sino que Niva tiene que marcharse para invernar.
Otro libro: El oso.

Enviar Imprimir

publicidad   política de privacidad   aviso legal   desarrollo